Nuevas recetas

Informe del nuevo menú de Washington, DC: 30/3/16

Informe del nuevo menú de Washington, DC: 30/3/16

Los juguetones de primavera están ocupados como abejas en esta época del año con la llegada de March Madness, el Festival de los Cerezos en Flor y los nuevos menús de primavera, tanto líquidos como de otro tipo. Los asadores están ampliando los menús de bebidas, los cócteles salados y picantes ocupan un lugar central, y los menús ligeros y frescos están en la parte superior de la lista de qué comer de todos.

STK
Viene gente de todo el mundo para asistir al Festival Nacional de los Cerezos en Flor en Washington. Esta celebración de la primavera y la amistad incluye una lista de restaurantes Cherry Pick y STK es uno de los afortunados elegidos para participar. Para celebrar, el restaurante presenta dos nuevos elementos de menú: un pastel de miga de cereza y el cóctel Cherry Blossom.

El Cherry Crumb Cake presenta capas de pastel de migas horneado con cerezas especiadas y rociado con caramelo, mientras que el cóctel está hecho con Ciroc Vodka con infusión de cereza, agua de rosas, albahaca simple, granadina, un toque de arándano blanco y adornado con una cereza fresca. florecer. Muestre su espíritu primaveral y ordene uno o ambos; te hará sonrojar.

Burtons Grill & Bar
Puede ser una caminata para los residentes de D.C., pero creemos que el nuevo programa de bebidas en Burtons Grill & Bar en Alexandria, Virginia, vale la pena el viaje. El fundador, presidente y director ejecutivo Kevin Harron presentó recientemente un nuevo programa que incluye vinos seleccionados a mano, cervezas artesanales y bebidas innovadoras en el bar. Como dice el gerente de bebidas corporativo Chris Little, "Creemos en la creación de un menú impulsado por temporadas y localmente, siguiendo las tendencias que se adapten a las necesidades de nuestros clientes". Esto es lo que puede esperar: un menú de cócteles artesanales que incluye 17 cócteles especiales caseros en cuatro categorías diferentes que incluyen batidos, revueltos, revueltos y triturados; una amplia carta de vinos que cuenta con 47 vinos por botella, junto con 18 vinos por copa; y una lista única de cervezas artesanales nacionales e importadas que incluye 12 líneas de barril y 17 cervezas embotelladas.

El Centro
El tequila parece estar dominando el mundo de las bebidas espirituosas últimamente, y El Centro está en la refriega con su nueva Tequila to Taste List que se lanzó el 15 de marzo. Con más de 250 tequilas en su portafolio, el 14th calle y Georgetown Las ubicaciones se están volviendo completas y la Lista de tequila a sabor incluye cinco vuelos de tequila diferentes que muestran una marca diferente que incluye Milagro (plata, añejo, reposado); Herradura (plata, añejo, reposado); Partida Ahora (plata, añejo, reposado); Corzo (plata, añejo, reposado); y Barril Milagro Select (plata, añejo, reposado). Los vuelos tienen un precio de $ 25 por persona, con el Barril Milagro Select con un precio de $ 32 por persona. Cada vuelo incluye tres coladas de tequila de 1.5 onzas. Aquellos que completen un vuelo de tequila pueden canjear su Tequila to Taste List por una margarita de cortesía en El Centro DF 14th el Cinco de Mayo.

Jardenea
Jardenea, incluso el nombre evoca la generosidad fresca del jardín de la primavera, y para cócteles sabrosos esto es la lugar al que ir ahora mismo. El nuevo menú de cócteles del restaurante se presenta en el Jardenea Lounge en el Melrose en Georgetown y ofrece bebidas que destacan los sabores picantes, ahumados y salados sobre los dulces. Busque productos destacados como Bacon Old Fashioned elaborado con bourbon Marker's Mark con infusión de tocino, jarabe de arce orgánico de grado B y bíter de chocolate; el Figaro elaborado con Ron Kraken Black Spiced, puré de higos casero, jugo de limón y vinagre balsámico añejo; y Black Mamba elaborado con vodka Stolichnaya, tinta de calamar, caldo de res casero y mezcla de Bloody Mary.

Rayas
La primavera significa lechugas y verduras para bebés, menús frescos y ligeros, bolos y bochas. Por suerte para ti, todo lo anterior se puede encontrar en Rayas en Georgetown: este lugar lo ha puesto en marcha con su nuevo menú que se lanzó el 23 de marzo. Este nuevo menú de temporada está repleto de deliciosas golosinas que son tan nutritivas como brillantes y sabrosas. Busque nuevas adiciones al menú como la ensalada de mercado con jícama fresca, rábanos rojos, queso de cabra Humboldt Fog, semillas de girasol con miel y sandía marinada; lubina rayada perfectamente chamuscada acompañada de risotto de arroz salvaje, puerros derretidos y salsa fresca; y auténticos ñoquis de Calabrese con salchicha italiana, pimientos asados ​​y hierbas frescas mezclados con una salsa ligera de parmesano y pimienta de Calabrese.


Manifestantes pro-Trump se reúnen en medio del miedo a la violencia

Con un gran escenario, monitores de video y una comparecencia presidencial planificada, los manifestantes pro-Trump condenarán la victoria de Joseph R. Biden Jr. con una demostración de fuerza planificada.

WASHINGTON - Se espera que miles de partidarios de Trump se reúnan el miércoles en la capital de la nación para escuchar a un presidente derrotado y sus aliados amplificar las acusaciones falsas de fraude electoral durante un mitin desde la Casa Blanca.

Las autoridades locales han mejorado la seguridad y han advertido a los residentes de la ciudad y sus alrededores que se mantengan alejados de los agitadores potencialmente violentos.

La escena que toma forma en el parque elíptico cubierto de hierba justo detrás de la Casa Blanca es extraordinaria. Se erigió un gran quiosco de música, se colocaron parlantes enormes en andamios altos y se desplegaron miles de sillas sobre la hierba fangosa antes de los mítines para proclamar la victoria de un presidente que perdió profundamente en noviembre.

El presidente Trump dejará el cargo en dos semanas, dejando de lado todas las protestas.

Pero planea aparecer el miércoles en uno de los eventos cerca de la Casa Blanca que ha promovido sin descanso durante semanas como una demostración de fuerza mientras lucha por anular los resultados legítimos de las elecciones.

Los eventos y el vitriolo ya habían comenzado un martes lluvioso en Washington, un día antes del recuento formal de los votos del Colegio Electoral por parte del Congreso. Algunos de los aliados de Trump, incluido el teórico de la conspiración y presentador de radio conservador Alex Jones y algunos asociados que recientemente recibieron un indulto del presidente, hablaron con cientos de personas que se agolparon en Freedom Plaza de la ciudad el martes por la noche.

Michael T. Flynn, el exasesor de seguridad nacional a quien Trump indultó el mes pasado, agradeció a todos los "soldados digitales", una clara referencia a la intrincada teoría de la conspiración pro-Trump QAnon, que estaban luchando para mantener al presidente en oficina. Patrick Byrne, el fundador de Overstock.com y un partidario vocal de Trump, habló de una reunión en la Casa Blanca a la que él y Flynn asistieron el mes pasado, sugiriendo que la idea de reclamar la interferencia extranjera como una forma de invalidar las elecciones fue discutida con el presidente.

Aunque los partidarios de Trump en Freedom Plaza y en otras partes de Washington se mantuvieron pacíficos durante todo el día, cuando la manifestación terminó después del anochecer, comenzaron a aparecer grupos de hombres con chalecos antibalas y cascos. Algunos estaban con los Proud Boys, mientras que otros llevaban insignias que los identificaban como miembros del Three Percenters, un grupo de milicias de extrema derecha. Algunos llevaban palos y bates de béisbol.

Cuando se le preguntó por qué estaban en el mitin con cascos y chalecos antibalas, un hombre que parecía estar liderando el Tres Porcentaje dijo: "Sabes por qué usamos cascos". Se negó a dar su nombre, tachando airadamente a los medios de comunicación de "traidores" que "se rindieron con este país".

El martes por la noche, el Departamento de Policía Metropolitana registró el arresto de cinco personas por cargos de agresión y posesión de armas, incluida una persona que fue acusada de agredir a un oficial de policía.

Los organizadores se estaban preparando para una multitud esperada de 5,000 el martes y más de 30,000 durante la semana, según los permisos emitidos por el Servicio de Parques Nacionales. Los funcionarios del gobierno local advirtieron que los eventos podrían volverse tumultuosos. El alcalde Muriel Bowser de Washington solicitó ayuda a la Guardia Nacional del Ejército el lunes, y la policía local advirtió que cualquier persona que tuviera la intención de llegar a Washington con un arma de fuego, como prometieron hacer algunos en las redes sociales, sería arrestada.

Muchos de los cientos de manifestantes que se presentaron el martes para las manifestaciones “Marcha para salvar a Estados Unidos” y “Stop the Steal” optaron por no usar máscaras para evitar la transmisión del coronavirus. Algunos de los oradores durante la manifestación en Freedom Plaza pronunciaron discursos agresivos en los que afirmaban que los grupos estaban "en guerra", dirigidos a los republicanos en el Congreso que se habían negado a protestar por los resultados de las elecciones.

Dan Couture, de 51 años, quien condujo hasta el mitin del martes desde Colorado con dos de sus hermanos, Pat y Dave, dijo que llegaron "para asegurarse de que todos los votos que eran legales sean los que se contaron".

A pocos metros de distancia, Richard Morris, de 63 años, de Eaton Rapids, Michigan, comenzó a aceptar el resultado de la elección que ya había sido confirmado por cada uno de los estados y los principales funcionarios electorales de la nación.

"Si no lo gana mañana, entonces esto se acabó", dijo Morris, un arquitecto, aunque dijo que creía que Trump aún encontraría un camino hacia la victoria.

El presidente también confirmó el martes en Twitter que hablará en el evento a las 11 a.m. del miércoles, mientras continúa señalando con el dedo a los demócratas, los republicanos que se negaron a apoyar sus afirmaciones infundadas y Antifa, un movimiento antifascista relajado con algunos seguidores que han ha sido propenso a cometer actos de violencia.

"Espero que los demócratas, y lo que es más importante, la sección RINO débil e ineficaz del Partido Republicano, estén mirando a las miles de personas que llegan a Washington DC. No aceptarán que se robe una victoria electoral aplastante", dijo Trump. dijo, usando el acrónimo de "Republican in Name Only".

Se espera que el miércoles sea un día arduo y confuso en el Capitolio, ya que los aliados republicanos de Trump se movilizan para desafiar la victoria de Joseph R. Biden Jr., pero esos esfuerzos finalmente fracasarán.

Sin embargo, a pesar de la clara victoria de Biden, muchos de los aliados de Trump debían hablar en las protestas de esta semana y continuar promoviendo las falsas afirmaciones del presidente, incluidos Roger J. Stone Jr. y George Papadopoulos, ex asesores de campaña de Trump que recientemente recibieron perdones.

Algunos funcionarios locales ordenaron a los residentes que evitaran el centro de Washington por completo.

Marc Elrich, el ejecutivo del vecino condado de Montgomery, Maryland, dijo que las manifestaciones podrían volverse violentas con algunos de los partidarios de Trump que buscan interrumpir el conteo de votos.

“Las organizaciones de protesta y los grupos que representan han mostrado una afinidad alarmante por la violencia. Lamentablemente, no han tenido reparos en sugerir la necesidad de la violencia ”, dijo Elrich en un comunicado. “Se habla de interrumpir el conteo de votos en el Congreso, lo que requeriría acciones extremas”.

El líder de los Proud Boys, un grupo de extrema derecha que ha apoyado los esfuerzos de Trump para anular los resultados electorales, recibió la orden de un juez de permanecer fuera de Washington después de que fue arrestado el lunes por cargos de destrucción de propiedad derivada de un incidente. episodio en la ciudad el mes pasado. Tras su arresto, se descubrió que el presidente de los Proud Boys, Enrique Tarrio, tenía dos cargadores de armas de fuego de gran capacidad y fue acusado de posesión.

En diciembre, los violentos enfrentamientos en Washington entre partidarios de Trump y contramanifestantes dejaron a cuatro personas con heridas de arma blanca. Preparándose para peleas similares, la Guardia Nacional dijo el lunes que enviaría alrededor de 340 soldados a los mítines, respondiendo a la solicitud de Bowser de seguridad adicional.

"Estamos pidiendo a los residentes de D.C. y a las personas que viven en la región que eviten confrontaciones con cualquiera que esté buscando una pelea", dijo Bowser el lunes durante una conferencia de prensa.

La Policía del Capitolio también aumentó el número de oficiales presentes en los terrenos del Capitolio y alentó a los legisladores a llegar temprano y usar túneles subterráneos para viajar al Capitolio desde sus oficinas. De esa manera, pueden evitar caminar o conducir al aire libre.

Los manifestantes han llegado al Capitolio desde el lunes, muchos sin máscaras y apiñados mientras portaban banderas de Trump y pancartas de “Stop the Steal”. Se vio al senador Kevin Cramer, republicano de Dakota del Norte, hablando con partidarios de Trump que habían venido de su estado natal, explicando repetidamente por qué había decidido no oponerse a la certificación de los electores. En un momento, el Sr. Cramer les leyó la totalidad de la 12ª Enmienda, que describe el proceso electoral.

Tal viaje de larga distancia no era inusual. Al menos 10 autobuses llenos de partidarios de Trump de Michigan planeaban estar en Washington el miércoles para protestar por los resultados de las elecciones, aunque Biden ganó el estado de manera decisiva por más de 155,000 votos. Rocky Raczkowski, presidente del Partido Republicano del Condado de Oakland en Michigan, dijo que los partidarios simplemente estaban escuchando el llamado de Trump para protestar por las elecciones.

Cajun Guilbeau, de 65 años, condujo hasta el centro de Washington desde Luisiana en un camión cubierto con carteles que decían "¡Detén el robo" y "4 años más!" Dijo que si bien algunas personas pueden volverse agresivas, aquellos que sabía que se estaban reuniendo para las manifestaciones solo querían mostrar su apoyo a Trump.

"Tenemos trabajos, tenemos carreras, tenemos casas, no vamos a hacer ninguna de esas tonterías", dijo Guilbeau, quien alquila su viejo camión de bomberos a los equipos de producción. "Si Donald Trump logra un segundo mandato en la Casa Blanca, yo quería estar aquí para apoyar eso".

Dijo que si veía a Biden mudarse a la Casa Blanca, se sentiría menos obligado a comprometerse con el gobierno en cualquier nivel. "No hay forma de que me esté tomando ninguna vacuna", dijo.

Los informes fueron aportados por John Ismay y Emily Cochrane de Washington, Sheera Frenkel de Oakland, California, y Kathleen Gray de West Bloomfield, Michigan.


Manifestantes pro-Trump se reúnen en medio del miedo a la violencia

Con un gran escenario, monitores de video y una comparecencia presidencial planificada, los manifestantes pro-Trump condenarán la victoria de Joseph R. Biden Jr. con una demostración de fuerza planificada.

WASHINGTON - Se espera que miles de partidarios de Trump se reúnan el miércoles en la capital de la nación para escuchar a un presidente derrotado y sus aliados amplificar las acusaciones falsas de fraude electoral durante un mitin desde la Casa Blanca.

Las autoridades locales han mejorado la seguridad y han advertido a los residentes de la ciudad y sus alrededores que se mantengan alejados de los agitadores potencialmente violentos.

La escena que toma forma en el parque elíptico cubierto de hierba justo detrás de la Casa Blanca es extraordinaria. Se erigió un gran quiosco de música, se colocaron parlantes enormes en andamios altos y se desplegaron miles de sillas sobre la hierba fangosa antes de los mítines para proclamar la victoria de un presidente que perdió profundamente en noviembre.

El presidente Trump dejará el cargo en dos semanas, dejando a un lado todas las protestas.

Pero planea aparecer el miércoles en uno de los eventos cerca de la Casa Blanca que ha promovido sin descanso durante semanas como una demostración de fuerza mientras lucha por anular los resultados legítimos de las elecciones.

Los eventos y el vitriolo ya habían comenzado un martes lluvioso en Washington, un día antes del recuento formal de los votos del Colegio Electoral por parte del Congreso. Algunos de los aliados de Trump, incluido el teórico de la conspiración y presentador de radio conservador Alex Jones y algunos asociados que recientemente recibieron un indulto del presidente, hablaron con cientos de personas que se agolparon en Freedom Plaza de la ciudad el martes por la noche.

Michael T. Flynn, el exasesor de seguridad nacional a quien Trump indultó el mes pasado, agradeció a todos los "soldados digitales", una clara referencia a la intrincada teoría de la conspiración pro-Trump QAnon, que estaban luchando para mantener al presidente en oficina. Patrick Byrne, el fundador de Overstock.com y un partidario vocal de Trump, habló de una reunión en la Casa Blanca a la que él y Flynn asistieron el mes pasado, sugiriendo que la idea de reclamar la interferencia extranjera como una forma de invalidar las elecciones fue discutida con el presidente.

Aunque los partidarios de Trump en Freedom Plaza y en otras partes de Washington se mantuvieron pacíficos durante todo el día, cuando la manifestación terminó después del anochecer, comenzaron a aparecer grupos de hombres con chalecos antibalas y cascos. Algunos estaban con los Proud Boys, mientras que otros llevaban insignias que los identificaban como miembros del Three Percenters, un grupo de milicias de extrema derecha. Algunos llevaban palos y bates de béisbol.

Cuando se le preguntó por qué estaban en el mitin con cascos y chalecos antibalas, un hombre que parecía estar liderando el Tres Porcentaje dijo: "Sabes por qué usamos cascos". Se negó a dar su nombre, tachando airadamente a los medios de comunicación de "traidores" que "se rindieron con este país".

El martes por la noche, el Departamento de Policía Metropolitana registró el arresto de cinco personas por cargos de agresión y posesión de armas, incluida una persona que fue acusada de agredir a un oficial de policía.

Los organizadores se estaban preparando para una multitud esperada de 5,000 el martes y más de 30,000 durante la semana, según los permisos emitidos por el Servicio de Parques Nacionales. Los funcionarios del gobierno local advirtieron que los eventos podrían volverse tumultuosos. El alcalde Muriel Bowser de Washington solicitó ayuda de la Guardia Nacional del Ejército el lunes, y la policía local advirtió que cualquier persona que tuviera la intención de llegar a Washington con un arma de fuego, como prometieron hacer algunos en las redes sociales, sería arrestada.

Muchos de los cientos de manifestantes que se presentaron el martes para las manifestaciones “Marcha para salvar a Estados Unidos” y “Stop the Steal” optaron por no usar máscaras para evitar la transmisión del coronavirus. Algunos de los oradores durante la manifestación en Freedom Plaza pronunciaron discursos agresivos en los que afirmaron que los grupos estaban "en guerra", dirigidos contra los republicanos en el Congreso que se han negado a protestar por los resultados de las elecciones.

Dan Couture, de 51 años, quien condujo hasta el mitin del martes desde Colorado con dos de sus hermanos, Pat y Dave, dijo que llegaron "para asegurarse de que todos los votos que eran legales sean los que se contaron".

A pocos metros de distancia, Richard Morris, de 63 años, de Eaton Rapids, Michigan, comenzó a aceptar el resultado de la elección que ya había sido confirmado por cada uno de los estados y los principales funcionarios electorales de la nación.

"Si no lo gana mañana, entonces esto se acabó", dijo Morris, un arquitecto, aunque dijo que creía que Trump aún encontraría un camino hacia la victoria.

El presidente también confirmó el martes en Twitter que hablará en el evento a las 11 a.m. del miércoles, mientras continúa señalando con el dedo a los demócratas, los republicanos que se negaron a apoyar sus afirmaciones infundadas y Antifa, un movimiento antifascista relajado con algunos seguidores que han ha sido propenso a cometer actos de violencia.

"Espero que los demócratas, y lo que es más importante, la sección RINO débil e ineficaz del Partido Republicano, estén mirando a las miles de personas que llegan a Washington DC. No aceptarán que se robe una victoria electoral aplastante", dijo Trump. dijo, usando el acrónimo de "Republican in Name Only".

Se espera que el miércoles sea un día arduo y confuso en el Capitolio, ya que los aliados republicanos de Trump se movilizan para desafiar la victoria de Joseph R. Biden Jr., pero esos esfuerzos finalmente fracasarán.

Sin embargo, a pesar de la clara victoria de Biden, muchos de los aliados de Trump debían hablar en las protestas de esta semana y continuar promoviendo las falsas afirmaciones del presidente, incluidos Roger J. Stone Jr. y George Papadopoulos, ex asesores de campaña de Trump que recientemente recibieron perdones.

Algunos funcionarios locales ordenaron a los residentes que evitaran el centro de Washington por completo.

Marc Elrich, el ejecutivo del vecino condado de Montgomery, Maryland, dijo que las manifestaciones podrían volverse violentas con algunos de los partidarios de Trump que buscan interrumpir el conteo de votos.

“Las organizaciones de protesta y los grupos que representan han mostrado una afinidad alarmante por la violencia. Lamentablemente, no han tenido reparos en sugerir la necesidad de la violencia ”, dijo Elrich en un comunicado. “Se habla de interrumpir el conteo de votos en el Congreso, lo que requeriría acciones extremas”.

El líder de los Proud Boys, un grupo de extrema derecha que ha apoyado los esfuerzos de Trump para anular los resultados electorales, recibió la orden de un juez de permanecer fuera de Washington después de que fue arrestado el lunes por cargos de destrucción de propiedad derivada de un incidente. episodio en la ciudad el mes pasado. Tras su arresto, se descubrió que el presidente de los Proud Boys, Enrique Tarrio, tenía dos cargadores de armas de fuego de gran capacidad y fue acusado de posesión.

En diciembre, los violentos enfrentamientos en Washington entre partidarios de Trump y contramanifestantes dejaron a cuatro personas con heridas de arma blanca. Preparándose para peleas similares, la Guardia Nacional dijo el lunes que enviaría alrededor de 340 soldados a los mítines, respondiendo a la solicitud de Bowser de seguridad adicional.

"Estamos pidiendo a los residentes de D.C. y a las personas que viven en la región que eviten confrontaciones con cualquiera que esté buscando una pelea", dijo Bowser el lunes durante una conferencia de prensa.

La Policía del Capitolio también aumentó el número de oficiales presentes en los terrenos del Capitolio y alentó a los legisladores a llegar temprano y usar túneles subterráneos para viajar al Capitolio desde sus oficinas. De esa manera, pueden evitar caminar o conducir al aire libre.

Los manifestantes han llegado al Capitolio desde el lunes, muchos sin máscaras y apiñados mientras portaban banderas de Trump y pancartas de “Stop the Steal”. Se vio al senador Kevin Cramer, republicano de Dakota del Norte, hablando con partidarios de Trump que habían venido de su estado natal, explicando repetidamente por qué había decidido no oponerse a la certificación de los electores. En un momento, el Sr. Cramer les leyó la totalidad de la 12ª Enmienda, que describe el proceso electoral.

Tal viaje de larga distancia no era inusual. Al menos 10 autobuses llenos de partidarios de Trump de Michigan planeaban estar en Washington el miércoles para protestar por los resultados de las elecciones, aunque Biden ganó el estado de manera decisiva por más de 155,000 votos. Rocky Raczkowski, presidente del Partido Republicano del Condado de Oakland en Michigan, dijo que los partidarios simplemente estaban escuchando el llamado de Trump para protestar por las elecciones.

Cajun Guilbeau, de 65 años, condujo hasta el centro de Washington desde Luisiana en un camión cubierto con carteles que decían "¡Detén el robo" y "4 años más!" Dijo que si bien algunas personas pueden volverse agresivas, aquellos que sabía que se estaban reuniendo para las manifestaciones solo querían mostrar su apoyo a Trump.

"Tenemos trabajos, tenemos carreras, tenemos casas, no vamos a hacer ninguna de esas tonterías", dijo Guilbeau, quien alquila su viejo camión de bomberos a los equipos de producción. "Si Donald Trump logra un segundo mandato en la Casa Blanca, yo quería estar aquí para apoyar eso".

Dijo que si veía a Biden mudarse a la Casa Blanca, se sentiría menos obligado a comprometerse con el gobierno en cualquier nivel. "No hay forma de que me esté tomando ninguna vacuna", dijo.

Los informes fueron aportados por John Ismay y Emily Cochrane de Washington, Sheera Frenkel de Oakland, California, y Kathleen Gray de West Bloomfield, Michigan.


Manifestantes pro-Trump se reúnen en medio del miedo a la violencia

Con un gran escenario, monitores de video y una comparecencia presidencial planificada, los manifestantes pro-Trump condenarán la victoria de Joseph R. Biden Jr. con una demostración de fuerza planificada.

WASHINGTON - Se espera que miles de partidarios de Trump se reúnan el miércoles en la capital de la nación para escuchar a un presidente derrotado y sus aliados amplificar las acusaciones falsas de fraude electoral durante un mitin desde la Casa Blanca.

Las autoridades locales han mejorado la seguridad y han advertido a los residentes de la ciudad y sus alrededores que se mantengan alejados de los agitadores potencialmente violentos.

La escena que toma forma en el parque elíptico cubierto de hierba justo detrás de la Casa Blanca es extraordinaria. Se erigió un gran quiosco de música, se colocaron parlantes enormes en andamios altos y se desplegaron miles de sillas sobre la hierba fangosa antes de los mítines para proclamar la victoria de un presidente que perdió profundamente en noviembre.

El presidente Trump dejará el cargo en dos semanas, dejando a un lado todas las protestas.

Pero planea aparecer el miércoles en uno de los eventos cerca de la Casa Blanca que ha promovido sin descanso durante semanas como una demostración de fuerza mientras lucha por anular los resultados legítimos de las elecciones.

Los eventos y el vitriolo ya habían comenzado un martes lluvioso en Washington, un día antes del recuento formal de los votos del Colegio Electoral por parte del Congreso. Algunos de los aliados de Trump, incluido el teórico de la conspiración y presentador de radio conservador Alex Jones y algunos asociados que recientemente recibieron un indulto del presidente, hablaron con cientos de personas que se agolparon en Freedom Plaza de la ciudad el martes por la noche.

Michael T. Flynn, el exasesor de seguridad nacional a quien Trump indultó el mes pasado, agradeció a todos los "soldados digitales", una clara referencia a la intrincada teoría de la conspiración pro-Trump QAnon, que estaban luchando para mantener al presidente en oficina. Patrick Byrne, el fundador de Overstock.com y un partidario vocal de Trump, habló de una reunión en la Casa Blanca a la que él y Flynn asistieron el mes pasado, sugiriendo que la idea de reclamar la interferencia extranjera como una forma de invalidar las elecciones fue discutida con el presidente.

Aunque los partidarios de Trump en Freedom Plaza y en otras partes de Washington se mantuvieron pacíficos durante todo el día, cuando la manifestación terminó después del anochecer, comenzaron a aparecer grupos de hombres con chalecos antibalas y cascos. Algunos estaban con los Proud Boys, mientras que otros llevaban insignias que los identificaban como miembros del Three Percenters, un grupo de milicias de extrema derecha. Algunos llevaban palos y bates de béisbol.

Cuando se le preguntó por qué estaban en el mitin con cascos y chalecos antibalas, un hombre que parecía estar liderando el Tres Porcentaje dijo: "Sabes por qué usamos cascos". Se negó a dar su nombre, tachando airadamente a los medios de comunicación de "traidores" que "se rindieron con este país".

El martes por la noche, el Departamento de Policía Metropolitana registró el arresto de cinco personas por cargos de agresión y posesión de armas, incluida una persona que fue acusada de agredir a un oficial de policía.

Los organizadores se estaban preparando para una multitud esperada de 5,000 el martes y más de 30,000 durante la semana, según los permisos emitidos por el Servicio de Parques Nacionales. Los funcionarios del gobierno local advirtieron que los eventos podrían volverse tumultuosos. El alcalde Muriel Bowser de Washington solicitó ayuda de la Guardia Nacional del Ejército el lunes, y la policía local advirtió que cualquier persona que tuviera la intención de llegar a Washington con un arma de fuego, como prometieron hacer algunos en las redes sociales, sería arrestada.

Muchos de los cientos de manifestantes que se presentaron el martes para las manifestaciones “Marcha para salvar a Estados Unidos” y “Stop the Steal” optaron por no usar máscaras para evitar la transmisión del coronavirus. Algunos de los oradores durante la manifestación en Freedom Plaza pronunciaron discursos agresivos en los que afirmaron que los grupos estaban "en guerra", dirigidos contra los republicanos en el Congreso que se han negado a protestar por los resultados de las elecciones.

Dan Couture, de 51 años, quien condujo hasta el mitin del martes desde Colorado con dos de sus hermanos, Pat y Dave, dijo que llegaron "para asegurarse de que todos los votos que eran legales sean los que se contaron".

A pocos metros de distancia, Richard Morris, de 63 años, de Eaton Rapids, Michigan, comenzó a aceptar el resultado de la elección que ya había sido confirmado por cada uno de los estados y los principales funcionarios electorales de la nación.

"Si no lo gana mañana, entonces esto se acabó", dijo Morris, un arquitecto, aunque dijo que creía que Trump aún encontraría un camino hacia la victoria.

El presidente también confirmó el martes en Twitter que hablará en el evento a las 11 a.m. del miércoles, mientras continúa señalando con el dedo a los demócratas, los republicanos que se negaron a apoyar sus afirmaciones infundadas y Antifa, un movimiento antifascista relajado con algunos seguidores que han ha sido propenso a cometer actos de violencia.

"Espero que los demócratas, y lo que es más importante, la sección RINO débil e ineficaz del Partido Republicano, estén mirando a las miles de personas que llegan a Washington DC. No aceptarán que se robe una victoria electoral aplastante", dijo Trump. dijo, usando el acrónimo de "Republican in Name Only".

Se espera que el miércoles sea un día arduo y confuso en el Capitolio, ya que los aliados republicanos de Trump se movilizan para desafiar la victoria de Joseph R. Biden Jr., pero esos esfuerzos finalmente fracasarán.

Sin embargo, a pesar de la clara victoria de Biden, muchos de los aliados de Trump debían hablar en las protestas de esta semana y continuar promoviendo las falsas afirmaciones del presidente, incluidos Roger J. Stone Jr. y George Papadopoulos, ex asesores de campaña de Trump que recientemente recibieron perdones.

Algunos funcionarios locales ordenaron a los residentes que evitaran el centro de Washington por completo.

Marc Elrich, el ejecutivo del vecino condado de Montgomery, Maryland, dijo que las manifestaciones podrían volverse violentas con algunos de los partidarios de Trump que buscan interrumpir el conteo de votos.

“Las organizaciones de protesta y los grupos que representan han mostrado una afinidad alarmante por la violencia. Lamentablemente, no han tenido reparos en sugerir la necesidad de la violencia ”, dijo Elrich en un comunicado. “Se habla de interrumpir el conteo de votos en el Congreso, lo que requeriría acciones extremas”.

El líder de los Proud Boys, un grupo de extrema derecha que ha apoyado los esfuerzos de Trump para anular los resultados electorales, recibió la orden de un juez de permanecer fuera de Washington después de que fue arrestado el lunes por cargos de destrucción de propiedad derivada de un incidente. episodio en la ciudad el mes pasado. Tras su arresto, se descubrió que el presidente de los Proud Boys, Enrique Tarrio, tenía dos cargadores de armas de fuego de gran capacidad y fue acusado de posesión.

En diciembre, los violentos enfrentamientos en Washington entre partidarios de Trump y contramanifestantes dejaron a cuatro personas con heridas de arma blanca. Preparándose para peleas similares, la Guardia Nacional dijo el lunes que enviaría alrededor de 340 soldados a los mítines, respondiendo a la solicitud de Bowser de seguridad adicional.

"Estamos pidiendo a los residentes de D.C. y a las personas que viven en la región que eviten confrontaciones con cualquiera que esté buscando una pelea", dijo Bowser el lunes durante una conferencia de prensa.

La Policía del Capitolio también aumentó el número de oficiales presentes en los terrenos del Capitolio y alentó a los legisladores a llegar temprano y usar túneles subterráneos para viajar al Capitolio desde sus oficinas. De esa manera, pueden evitar caminar o conducir al aire libre.

Los manifestantes han llegado al Capitolio desde el lunes, muchos sin máscaras y apiñados mientras portaban banderas de Trump y pancartas de “Stop the Steal”. Se vio al senador Kevin Cramer, republicano de Dakota del Norte, hablando con partidarios de Trump que habían venido de su estado natal, explicando repetidamente por qué había decidido no oponerse a la certificación de los electores. En un momento, el Sr. Cramer les leyó la totalidad de la 12ª Enmienda, que describe el proceso electoral.

Tal viaje de larga distancia no era inusual. Al menos 10 autobuses llenos de partidarios de Trump de Michigan planeaban estar en Washington el miércoles para protestar por los resultados de las elecciones, aunque Biden ganó el estado de manera decisiva por más de 155,000 votos. Rocky Raczkowski, presidente del Partido Republicano del Condado de Oakland en Michigan, dijo que los partidarios simplemente estaban escuchando el llamado de Trump para protestar por las elecciones.

Cajun Guilbeau, de 65 años, condujo hasta el centro de Washington desde Luisiana en un camión cubierto con carteles que decían "¡Detén el robo" y "4 años más!" Dijo que si bien algunas personas pueden volverse agresivas, aquellos que sabía que se estaban reuniendo para las manifestaciones solo querían mostrar su apoyo a Trump.

"Tenemos trabajos, tenemos carreras, tenemos casas, no vamos a hacer ninguna de esas tonterías", dijo Guilbeau, quien alquila su viejo camión de bomberos a los equipos de producción. "Si Donald Trump logra un segundo mandato en la Casa Blanca, yo quería estar aquí para apoyar eso".

Dijo que si veía a Biden mudarse a la Casa Blanca, se sentiría menos obligado a comprometerse con el gobierno en cualquier nivel. "No hay forma de que me esté tomando ninguna vacuna", dijo.

Los informes fueron aportados por John Ismay y Emily Cochrane de Washington, Sheera Frenkel de Oakland, California, y Kathleen Gray de West Bloomfield, Michigan.


Manifestantes pro-Trump se reúnen en medio del miedo a la violencia

Con un gran escenario, monitores de video y una comparecencia presidencial planificada, los manifestantes pro-Trump condenarán la victoria de Joseph R. Biden Jr. con una demostración de fuerza planificada.

WASHINGTON - Se espera que miles de partidarios de Trump se reúnan el miércoles en la capital de la nación para escuchar a un presidente derrotado y sus aliados amplificar las acusaciones falsas de fraude electoral durante un mitin desde la Casa Blanca.

Las autoridades locales han mejorado la seguridad y han advertido a los residentes de la ciudad y sus alrededores que se mantengan alejados de los agitadores potencialmente violentos.

La escena que toma forma en el parque elíptico cubierto de hierba justo detrás de la Casa Blanca es extraordinaria. Se erigió un gran quiosco de música, se colocaron parlantes enormes en andamios altos y se desplegaron miles de sillas sobre la hierba fangosa antes de los mítines para proclamar la victoria de un presidente que perdió profundamente en noviembre.

El presidente Trump dejará el cargo en dos semanas, dejando a un lado todas las protestas.

Pero planea aparecer el miércoles en uno de los eventos cerca de la Casa Blanca que ha promovido sin descanso durante semanas como una demostración de fuerza mientras lucha por anular los resultados legítimos de las elecciones.

Los eventos y el vitriolo ya habían comenzado un martes lluvioso en Washington, un día antes del recuento formal de los votos del Colegio Electoral por parte del Congreso. Algunos de los aliados de Trump, incluido el teórico de la conspiración y presentador de radio conservador Alex Jones y algunos asociados que recientemente recibieron un indulto del presidente, hablaron con cientos de personas que se agolparon en Freedom Plaza de la ciudad el martes por la noche.

Michael T. Flynn, el exasesor de seguridad nacional a quien Trump indultó el mes pasado, agradeció a todos los "soldados digitales", una clara referencia a la intrincada teoría de la conspiración pro-Trump QAnon, que estaban luchando para mantener al presidente en oficina. Patrick Byrne, el fundador de Overstock.com y un partidario vocal de Trump, habló de una reunión en la Casa Blanca a la que él y Flynn asistieron el mes pasado, sugiriendo que la idea de reclamar la interferencia extranjera como una forma de invalidar las elecciones fue discutida con el presidente.

Aunque los partidarios de Trump en Freedom Plaza y en otras partes de Washington se mantuvieron pacíficos durante todo el día, cuando la manifestación terminó después del anochecer, comenzaron a aparecer grupos de hombres con chalecos antibalas y cascos. Algunos estaban con los Proud Boys, mientras que otros llevaban insignias que los identificaban como miembros del Three Percenters, un grupo de milicias de extrema derecha. Algunos llevaban palos y bates de béisbol.

Cuando se le preguntó por qué estaban en el mitin con cascos y chalecos antibalas, un hombre que parecía estar liderando el Tres Porcentaje dijo: "Sabes por qué usamos cascos". Se negó a dar su nombre, tachando airadamente a los medios de comunicación de "traidores" que "se rindieron con este país".

El martes por la noche, el Departamento de Policía Metropolitana registró el arresto de cinco personas por cargos de agresión y posesión de armas, incluida una persona que fue acusada de agredir a un oficial de policía.

Los organizadores se estaban preparando para una multitud esperada de 5,000 el martes y más de 30,000 durante la semana, según los permisos emitidos por el Servicio de Parques Nacionales. Los funcionarios del gobierno local advirtieron que los eventos podrían volverse tumultuosos. El alcalde Muriel Bowser de Washington solicitó ayuda de la Guardia Nacional del Ejército el lunes, y la policía local advirtió que cualquier persona que tuviera la intención de llegar a Washington con un arma de fuego, como prometieron hacer algunos en las redes sociales, sería arrestada.

Muchos de los cientos de manifestantes que se presentaron el martes para las manifestaciones “Marcha para salvar a Estados Unidos” y “Stop the Steal” optaron por no usar máscaras para evitar la transmisión del coronavirus. Algunos de los oradores durante la manifestación en Freedom Plaza pronunciaron discursos agresivos en los que afirmaron que los grupos estaban "en guerra", dirigidos contra los republicanos en el Congreso que se han negado a protestar por los resultados de las elecciones.

Dan Couture, de 51 años, quien condujo hasta el mitin del martes desde Colorado con dos de sus hermanos, Pat y Dave, dijo que llegaron "para asegurarse de que todos los votos que eran legales sean los que se contaron".

A pocos metros de distancia, Richard Morris, de 63 años, de Eaton Rapids, Michigan, comenzó a aceptar el resultado de la elección que ya había sido confirmado por cada uno de los estados y los principales funcionarios electorales de la nación.

"Si no lo gana mañana, entonces esto se acabó", dijo Morris, un arquitecto, aunque dijo que creía que Trump aún encontraría un camino hacia la victoria.

El presidente también confirmó el martes en Twitter que hablará en el evento a las 11 a.m. del miércoles, mientras continúa señalando con el dedo a los demócratas, los republicanos que se negaron a apoyar sus afirmaciones infundadas y Antifa, un movimiento antifascista relajado con algunos seguidores que han ha sido propenso a cometer actos de violencia.

"Espero que los demócratas, y lo que es más importante, la sección RINO débil e ineficaz del Partido Republicano, estén mirando a las miles de personas que llegan a Washington DC. No aceptarán que se robe una victoria electoral aplastante", dijo Trump. dijo, usando el acrónimo de "Republican in Name Only".

Se espera que el miércoles sea un día arduo y confuso en el Capitolio, ya que los aliados republicanos de Trump se movilizan para desafiar la victoria de Joseph R. Biden Jr., pero esos esfuerzos finalmente fracasarán.

Sin embargo, a pesar de la clara victoria de Biden, muchos de los aliados de Trump debían hablar en las protestas de esta semana y continuar promoviendo las falsas afirmaciones del presidente, incluidos Roger J. Stone Jr. y George Papadopoulos, ex asesores de campaña de Trump que recientemente recibieron perdones.

Algunos funcionarios locales ordenaron a los residentes que evitaran el centro de Washington por completo.

Marc Elrich, el ejecutivo del vecino condado de Montgomery, Maryland, dijo que las manifestaciones podrían volverse violentas con algunos de los partidarios de Trump que buscan interrumpir el conteo de votos.

“Las organizaciones de protesta y los grupos que representan han mostrado una afinidad alarmante por la violencia. Lamentablemente, no han tenido reparos en sugerir la necesidad de la violencia ”, dijo Elrich en un comunicado. “Se habla de interrumpir el conteo de votos en el Congreso, lo que requeriría acciones extremas”.

El líder de los Proud Boys, un grupo de extrema derecha que ha apoyado los esfuerzos de Trump para anular los resultados electorales, recibió la orden de un juez de permanecer fuera de Washington después de que fue arrestado el lunes por cargos de destrucción de propiedad derivada de un incidente. episodio en la ciudad el mes pasado. Tras su arresto, se descubrió que el presidente de los Proud Boys, Enrique Tarrio, tenía dos cargadores de armas de fuego de gran capacidad y fue acusado de posesión.

En diciembre, los violentos enfrentamientos en Washington entre partidarios de Trump y contramanifestantes dejaron a cuatro personas con heridas de arma blanca. Preparándose para peleas similares, la Guardia Nacional dijo el lunes que enviaría alrededor de 340 soldados a los mítines, respondiendo a la solicitud de Bowser de seguridad adicional.

"Estamos pidiendo a los residentes de D.C. y a las personas que viven en la región que eviten confrontaciones con cualquiera que esté buscando una pelea", dijo Bowser el lunes durante una conferencia de prensa.

La Policía del Capitolio también aumentó el número de oficiales presentes en los terrenos del Capitolio y alentó a los legisladores a llegar temprano y usar túneles subterráneos para viajar al Capitolio desde sus oficinas. De esa manera, pueden evitar caminar o conducir al aire libre.

Los manifestantes han llegado al Capitolio desde el lunes, muchos sin máscaras y apiñados mientras portaban banderas de Trump y pancartas de “Stop the Steal”. Se vio al senador Kevin Cramer, republicano de Dakota del Norte, hablando con partidarios de Trump que habían venido de su estado natal, explicando repetidamente por qué había decidido no oponerse a la certificación de los electores. En un momento, el Sr. Cramer les leyó la totalidad de la 12ª Enmienda, que describe el proceso electoral.

Tal viaje de larga distancia no era inusual. Al menos 10 autobuses llenos de partidarios de Trump de Michigan planeaban estar en Washington el miércoles para protestar por los resultados de las elecciones, aunque Biden ganó el estado de manera decisiva por más de 155,000 votos. Rocky Raczkowski, presidente del Partido Republicano del Condado de Oakland en Michigan, dijo que los partidarios simplemente estaban escuchando el llamado de Trump para protestar por las elecciones.

Cajun Guilbeau, de 65 años, condujo hasta el centro de Washington desde Luisiana en un camión cubierto con carteles que decían "¡Detén el robo" y "4 años más!" Dijo que si bien algunas personas pueden volverse agresivas, aquellos que sabía que se estaban reuniendo para las manifestaciones solo querían mostrar su apoyo a Trump.

"Tenemos trabajos, tenemos carreras, tenemos casas, no vamos a hacer ninguna de esas tonterías", dijo Guilbeau, quien alquila su viejo camión de bomberos a los equipos de producción. "Si Donald Trump logra un segundo mandato en la Casa Blanca, yo quería estar aquí para apoyar eso".

Dijo que si veía a Biden mudarse a la Casa Blanca, se sentiría menos obligado a comprometerse con el gobierno en cualquier nivel. "No hay forma de que me esté tomando ninguna vacuna", dijo.

Los informes fueron aportados por John Ismay y Emily Cochrane de Washington, Sheera Frenkel de Oakland, California, y Kathleen Gray de West Bloomfield, Michigan.


Manifestantes pro-Trump se reúnen en medio del miedo a la violencia

Con un gran escenario, monitores de video y una comparecencia presidencial planificada, los manifestantes pro-Trump condenarán la victoria de Joseph R. Biden Jr. con una demostración de fuerza planificada.

WASHINGTON - Se espera que miles de partidarios de Trump se reúnan el miércoles en la capital de la nación para escuchar a un presidente derrotado y sus aliados amplificar las acusaciones falsas de fraude electoral durante un mitin desde la Casa Blanca.

Las autoridades locales han mejorado la seguridad y han advertido a los residentes de la ciudad y sus alrededores que se mantengan alejados de los agitadores potencialmente violentos.

La escena que toma forma en el parque elíptico cubierto de hierba justo detrás de la Casa Blanca es extraordinaria. Se erigió un gran quiosco de música, se colocaron parlantes enormes en andamios altos y se desplegaron miles de sillas sobre la hierba fangosa antes de los mítines para proclamar la victoria de un presidente que perdió profundamente en noviembre.

El presidente Trump dejará el cargo en dos semanas, dejando a un lado todas las protestas.

Pero planea aparecer el miércoles en uno de los eventos cerca de la Casa Blanca que ha promovido sin descanso durante semanas como una demostración de fuerza mientras lucha por anular los resultados legítimos de las elecciones.

Los eventos y el vitriolo ya habían comenzado un martes lluvioso en Washington, un día antes del recuento formal de los votos del Colegio Electoral por parte del Congreso. Algunos de los aliados de Trump, incluido el teórico de la conspiración y presentador de radio conservador Alex Jones y algunos asociados que recientemente recibieron un indulto del presidente, hablaron con cientos de personas que se agolparon en Freedom Plaza de la ciudad el martes por la noche.

Michael T. Flynn, el exasesor de seguridad nacional a quien Trump indultó el mes pasado, agradeció a todos los "soldados digitales", una clara referencia a la intrincada teoría de la conspiración pro-Trump QAnon, que estaban luchando para mantener al presidente en oficina. Patrick Byrne, el fundador de Overstock.com y un partidario vocal de Trump, habló de una reunión en la Casa Blanca a la que él y Flynn asistieron el mes pasado, sugiriendo que la idea de reclamar la interferencia extranjera como una forma de invalidar las elecciones fue discutida con el presidente.

Aunque los partidarios de Trump en Freedom Plaza y en otras partes de Washington se mantuvieron pacíficos durante todo el día, cuando la manifestación terminó después del anochecer, comenzaron a aparecer grupos de hombres con chalecos antibalas y cascos. Algunos estaban con los Proud Boys, mientras que otros llevaban insignias que los identificaban como miembros del Three Percenters, un grupo de milicias de extrema derecha. Algunos llevaban palos y bates de béisbol.

Cuando se le preguntó por qué estaban en el mitin con cascos y chalecos antibalas, un hombre que parecía estar liderando el Tres Porcentaje dijo: "Sabes por qué usamos cascos". Se negó a dar su nombre, tachando airadamente a los medios de comunicación de "traidores" que "se rindieron con este país".

El martes por la noche, el Departamento de Policía Metropolitana registró el arresto de cinco personas por cargos de agresión y posesión de armas, incluida una persona que fue acusada de agredir a un oficial de policía.

Los organizadores se estaban preparando para una multitud esperada de 5,000 el martes y más de 30,000 durante la semana, según los permisos emitidos por el Servicio de Parques Nacionales. Los funcionarios del gobierno local advirtieron que los eventos podrían volverse tumultuosos. El alcalde Muriel Bowser de Washington solicitó ayuda de la Guardia Nacional del Ejército el lunes, y la policía local advirtió que cualquier persona que tuviera la intención de llegar a Washington con un arma de fuego, como prometieron hacer algunos en las redes sociales, sería arrestada.

Muchos de los cientos de manifestantes que se presentaron el martes para las manifestaciones “Marcha para salvar a Estados Unidos” y “Stop the Steal” optaron por no usar máscaras para evitar la transmisión del coronavirus. Algunos de los oradores durante la manifestación en Freedom Plaza pronunciaron discursos agresivos en los que afirmaron que los grupos estaban "en guerra", dirigidos contra los republicanos en el Congreso que se han negado a protestar por los resultados de las elecciones.

Dan Couture, de 51 años, quien condujo hasta el mitin del martes desde Colorado con dos de sus hermanos, Pat y Dave, dijo que llegaron "para asegurarse de que todos los votos que eran legales sean los que se contaron".

A pocos metros de distancia, Richard Morris, de 63 años, de Eaton Rapids, Michigan, comenzó a aceptar el resultado de la elección que ya había sido confirmado por cada uno de los estados y los principales funcionarios electorales de la nación.

"Si no lo gana mañana, entonces esto se acabó", dijo Morris, un arquitecto, aunque dijo que creía que Trump aún encontraría un camino hacia la victoria.

El presidente también confirmó el martes en Twitter que hablará en el evento a las 11 a.m. del miércoles, mientras continúa señalando con el dedo a los demócratas, los republicanos que se negaron a apoyar sus afirmaciones infundadas y Antifa, un movimiento antifascista relajado con algunos seguidores que han ha sido propenso a cometer actos de violencia.

"Espero que los demócratas, y lo que es más importante, la sección RINO débil e ineficaz del Partido Republicano, estén mirando a las miles de personas que llegan a Washington DC. No aceptarán que se robe una victoria electoral aplastante", dijo Trump. dijo, usando el acrónimo de "Republican in Name Only".

Se espera que el miércoles sea un día arduo y confuso en el Capitolio, ya que los aliados republicanos de Trump se movilizan para desafiar la victoria de Joseph R. Biden Jr., pero esos esfuerzos finalmente fracasarán.

Sin embargo, a pesar de la clara victoria de Biden, muchos de los aliados de Trump debían hablar en las protestas de esta semana y continuar promoviendo las falsas afirmaciones del presidente, incluidos Roger J. Stone Jr. y George Papadopoulos, ex asesores de campaña de Trump que recientemente recibieron perdones.

Algunos funcionarios locales ordenaron a los residentes que evitaran el centro de Washington por completo.

Marc Elrich, el ejecutivo del vecino condado de Montgomery, Maryland, dijo que las manifestaciones podrían volverse violentas con algunos de los partidarios de Trump que buscan interrumpir el conteo de votos.

“Las organizaciones de protesta y los grupos que representan han mostrado una afinidad alarmante por la violencia. Lamentablemente, no han tenido reparos en sugerir la necesidad de la violencia ”, dijo Elrich en un comunicado. “Se habla de interrumpir el conteo de votos en el Congreso, lo que requeriría acciones extremas”.

El líder de los Proud Boys, un grupo de extrema derecha que ha apoyado los esfuerzos de Trump para anular los resultados electorales, recibió la orden de un juez de permanecer fuera de Washington después de que fue arrestado el lunes por cargos de destrucción de propiedad derivada de un incidente. episodio en la ciudad el mes pasado. Tras su arresto, se descubrió que el presidente de los Proud Boys, Enrique Tarrio, tenía dos cargadores de armas de fuego de gran capacidad y fue acusado de posesión.

En diciembre, los violentos enfrentamientos en Washington entre partidarios de Trump y contramanifestantes dejaron a cuatro personas con heridas de arma blanca. Preparándose para peleas similares, la Guardia Nacional dijo el lunes que enviaría alrededor de 340 soldados a los mítines, respondiendo a la solicitud de Bowser de seguridad adicional.

"Estamos pidiendo a los residentes de D.C. y a las personas que viven en la región que eviten confrontaciones con cualquiera que esté buscando una pelea", dijo Bowser el lunes durante una conferencia de prensa.

La Policía del Capitolio también aumentó el número de oficiales presentes en los terrenos del Capitolio y alentó a los legisladores a llegar temprano y usar túneles subterráneos para viajar al Capitolio desde sus oficinas. De esa manera, pueden evitar caminar o conducir al aire libre.

Los manifestantes han llegado al Capitolio desde el lunes, muchos sin máscaras y apiñados mientras portaban banderas de Trump y pancartas de “Stop the Steal”. Se vio al senador Kevin Cramer, republicano de Dakota del Norte, hablando con partidarios de Trump que habían venido de su estado natal, explicando repetidamente por qué había decidido no oponerse a la certificación de los electores. En un momento, el Sr. Cramer les leyó la totalidad de la 12ª Enmienda, que describe el proceso electoral.

Tal viaje de larga distancia no era inusual. Al menos 10 autobuses llenos de partidarios de Trump de Michigan planeaban estar en Washington el miércoles para protestar por los resultados de las elecciones, aunque Biden ganó el estado de manera decisiva por más de 155,000 votos. Rocky Raczkowski, presidente del Partido Republicano del Condado de Oakland en Michigan, dijo que los partidarios simplemente estaban escuchando el llamado de Trump para protestar por las elecciones.

Cajun Guilbeau, de 65 años, condujo hasta el centro de Washington desde Luisiana en un camión cubierto con carteles que decían "¡Detén el robo" y "4 años más!" Dijo que si bien algunas personas pueden volverse agresivas, aquellos que sabía que se estaban reuniendo para las manifestaciones solo querían mostrar su apoyo a Trump.

"Tenemos trabajos, tenemos carreras, tenemos casas, no vamos a hacer ninguna de esas tonterías", dijo Guilbeau, quien alquila su viejo camión de bomberos a los equipos de producción. "Si Donald Trump logra un segundo mandato en la Casa Blanca, yo quería estar aquí para apoyar eso".

Dijo que si veía a Biden mudarse a la Casa Blanca, se sentiría menos obligado a comprometerse con el gobierno en cualquier nivel. "No hay forma de que me esté tomando ninguna vacuna", dijo.

Los informes fueron aportados por John Ismay y Emily Cochrane de Washington, Sheera Frenkel de Oakland, California, y Kathleen Gray de West Bloomfield, Michigan.


Manifestantes pro-Trump se reúnen en medio del miedo a la violencia

Con un gran escenario, monitores de video y una comparecencia presidencial planificada, los manifestantes pro-Trump condenarán la victoria de Joseph R. Biden Jr. con una demostración de fuerza planificada.

WASHINGTON - Se espera que miles de partidarios de Trump se reúnan el miércoles en la capital de la nación para escuchar a un presidente derrotado y sus aliados amplificar las acusaciones falsas de fraude electoral durante un mitin desde la Casa Blanca.

Las autoridades locales han mejorado la seguridad y han advertido a los residentes de la ciudad y sus alrededores que se mantengan alejados de los agitadores potencialmente violentos.

La escena que toma forma en el parque elíptico cubierto de hierba justo detrás de la Casa Blanca es extraordinaria. Se erigió un gran quiosco de música, se colocaron parlantes enormes en andamios altos y se desplegaron miles de sillas sobre la hierba fangosa antes de los mítines para proclamar la victoria de un presidente que perdió profundamente en noviembre.

El presidente Trump dejará el cargo en dos semanas, dejando a un lado todas las protestas.

Pero planea aparecer el miércoles en uno de los eventos cerca de la Casa Blanca que ha promovido sin descanso durante semanas como una demostración de fuerza mientras lucha por anular los resultados legítimos de las elecciones.

Los eventos y el vitriolo ya habían comenzado un martes lluvioso en Washington, un día antes del recuento formal de los votos del Colegio Electoral por parte del Congreso. Algunos de los aliados de Trump, incluido el teórico de la conspiración y presentador de radio conservador Alex Jones y algunos asociados que recientemente recibieron un indulto del presidente, hablaron con cientos de personas que se agolparon en Freedom Plaza de la ciudad el martes por la noche.

Michael T. Flynn, el exasesor de seguridad nacional a quien Trump indultó el mes pasado, agradeció a todos los "soldados digitales", una clara referencia a la intrincada teoría de la conspiración pro-Trump QAnon, que estaban luchando para mantener al presidente en oficina. Patrick Byrne, el fundador de Overstock.com y un partidario vocal de Trump, habló de una reunión en la Casa Blanca a la que él y Flynn asistieron el mes pasado, sugiriendo que la idea de reclamar la interferencia extranjera como una forma de invalidar las elecciones fue discutida con el presidente.

Aunque los partidarios de Trump en Freedom Plaza y en otras partes de Washington se mantuvieron pacíficos durante todo el día, cuando la manifestación terminó después del anochecer, comenzaron a aparecer grupos de hombres con chalecos antibalas y cascos. Algunos estaban con los Proud Boys, mientras que otros llevaban insignias que los identificaban como miembros del Three Percenters, un grupo de milicias de extrema derecha. Algunos llevaban palos y bates de béisbol.

Cuando se le preguntó por qué estaban en el mitin con cascos y chalecos antibalas, un hombre que parecía estar liderando el Tres Porcentaje dijo: "Sabes por qué usamos cascos". Se negó a dar su nombre, tachando airadamente a los medios de comunicación de "traidores" que "se rindieron con este país".

El martes por la noche, el Departamento de Policía Metropolitana registró el arresto de cinco personas por cargos de agresión y posesión de armas, incluida una persona que fue acusada de agredir a un oficial de policía.

Los organizadores se estaban preparando para una multitud esperada de 5,000 el martes y más de 30,000 durante la semana, según los permisos emitidos por el Servicio de Parques Nacionales. Los funcionarios del gobierno local advirtieron que los eventos podrían volverse tumultuosos. El alcalde Muriel Bowser de Washington solicitó ayuda de la Guardia Nacional del Ejército el lunes, y la policía local advirtió que cualquier persona que tuviera la intención de llegar a Washington con un arma de fuego, como prometieron hacer algunos en las redes sociales, sería arrestada.

Muchos de los cientos de manifestantes que se presentaron el martes para las manifestaciones “Marcha para salvar a Estados Unidos” y “Stop the Steal” optaron por no usar máscaras para evitar la transmisión del coronavirus. Algunos de los oradores durante la manifestación en Freedom Plaza pronunciaron discursos agresivos en los que afirmaron que los grupos estaban "en guerra", dirigidos contra los republicanos en el Congreso que se han negado a protestar por los resultados de las elecciones.

Dan Couture, de 51 años, quien condujo hasta el mitin del martes desde Colorado con dos de sus hermanos, Pat y Dave, dijo que llegaron "para asegurarse de que todos los votos que eran legales sean los que se contaron".

A pocos metros de distancia, Richard Morris, de 63 años, de Eaton Rapids, Michigan, comenzó a aceptar el resultado de la elección que ya había sido confirmado por cada uno de los estados y los principales funcionarios electorales de la nación.

"Si no lo gana mañana, entonces esto se acabó", dijo Morris, un arquitecto, aunque dijo que creía que Trump aún encontraría un camino hacia la victoria.

El presidente también confirmó el martes en Twitter que hablará en el evento a las 11 a.m. del miércoles, mientras continúa señalando con el dedo a los demócratas, los republicanos que se negaron a apoyar sus afirmaciones infundadas y Antifa, un movimiento antifascista relajado con algunos seguidores que han ha sido propenso a cometer actos de violencia.

"Espero que los demócratas, y lo que es más importante, la sección RINO débil e ineficaz del Partido Republicano, estén mirando a las miles de personas que llegan a Washington DC. No aceptarán que se robe una victoria electoral aplastante", dijo Trump. dijo, usando el acrónimo de "Republican in Name Only".

Se espera que el miércoles sea un día arduo y confuso en el Capitolio, ya que los aliados republicanos de Trump se movilizan para desafiar la victoria de Joseph R. Biden Jr., pero esos esfuerzos finalmente fracasarán.

Sin embargo, a pesar de la clara victoria de Biden, muchos de los aliados de Trump debían hablar en las protestas de esta semana y continuar promoviendo las falsas afirmaciones del presidente, incluidos Roger J. Stone Jr. y George Papadopoulos, ex asesores de campaña de Trump que recientemente recibieron perdones.

Algunos funcionarios locales ordenaron a los residentes que evitaran el centro de Washington por completo.

Marc Elrich, el ejecutivo del vecino condado de Montgomery, Maryland, dijo que las manifestaciones podrían volverse violentas con algunos de los partidarios de Trump que buscan interrumpir el conteo de votos.

“Las organizaciones de protesta y los grupos que representan han mostrado una afinidad alarmante por la violencia. Lamentablemente, no han tenido reparos en sugerir la necesidad de la violencia ”, dijo Elrich en un comunicado. “Se habla de interrumpir el conteo de votos en el Congreso, lo que requeriría acciones extremas”.

El líder de los Proud Boys, un grupo de extrema derecha que ha apoyado los esfuerzos de Trump para anular los resultados electorales, recibió la orden de un juez de permanecer fuera de Washington después de que fue arrestado el lunes por cargos de destrucción de propiedad derivada de un incidente. episodio en la ciudad el mes pasado. Tras su arresto, se descubrió que el presidente de los Proud Boys, Enrique Tarrio, tenía dos cargadores de armas de fuego de gran capacidad y fue acusado de posesión.

En diciembre, los violentos enfrentamientos en Washington entre partidarios de Trump y contramanifestantes dejaron a cuatro personas con heridas de arma blanca. Preparándose para peleas similares, la Guardia Nacional dijo el lunes que enviaría alrededor de 340 soldados a los mítines, respondiendo a la solicitud de Bowser de seguridad adicional.

"Estamos pidiendo a los residentes de D.C. y a las personas que viven en la región que eviten confrontaciones con cualquiera que esté buscando una pelea", dijo Bowser el lunes durante una conferencia de prensa.

La Policía del Capitolio también aumentó el número de oficiales presentes en los terrenos del Capitolio y alentó a los legisladores a llegar temprano y usar túneles subterráneos para viajar al Capitolio desde sus oficinas. De esa manera, pueden evitar caminar o conducir al aire libre.

Los manifestantes han llegado al Capitolio desde el lunes, muchos sin máscaras y apiñados mientras portaban banderas de Trump y pancartas de “Stop the Steal”. Se vio al senador Kevin Cramer, republicano de Dakota del Norte, hablando con partidarios de Trump que habían venido de su estado natal, explicando repetidamente por qué había decidido no oponerse a la certificación de los electores. En un momento, el Sr. Cramer les leyó la totalidad de la 12ª Enmienda, que describe el proceso electoral.

Tal viaje de larga distancia no era inusual. Al menos 10 autobuses llenos de partidarios de Trump de Michigan planeaban estar en Washington el miércoles para protestar por los resultados de las elecciones, aunque Biden ganó el estado de manera decisiva por más de 155,000 votos. Rocky Raczkowski, presidente del Partido Republicano del Condado de Oakland en Michigan, dijo que los partidarios simplemente estaban escuchando el llamado de Trump para protestar por las elecciones.

Cajun Guilbeau, de 65 años, condujo hasta el centro de Washington desde Luisiana en un camión cubierto con carteles que decían "¡Detén el robo" y "4 años más!" Dijo que si bien algunas personas pueden volverse agresivas, aquellos que sabía que se estaban reuniendo para las manifestaciones solo querían mostrar su apoyo a Trump.

"Tenemos trabajos, tenemos carreras, tenemos casas, no vamos a hacer ninguna de esas tonterías", dijo Guilbeau, quien alquila su viejo camión de bomberos a los equipos de producción. "Si Donald Trump logra un segundo mandato en la Casa Blanca, yo quería estar aquí para apoyar eso".

Dijo que si veía a Biden mudarse a la Casa Blanca, se sentiría menos obligado a comprometerse con el gobierno en cualquier nivel. "No hay forma de que me esté tomando ninguna vacuna", dijo.

Los informes fueron aportados por John Ismay y Emily Cochrane de Washington, Sheera Frenkel de Oakland, California, y Kathleen Gray de West Bloomfield, Michigan.


Manifestantes pro-Trump se reúnen en medio del miedo a la violencia

Con un gran escenario, monitores de video y una comparecencia presidencial planificada, los manifestantes pro-Trump condenarán la victoria de Joseph R. Biden Jr. con una demostración de fuerza planificada.

WASHINGTON - Se espera que miles de partidarios de Trump se reúnan el miércoles en la capital de la nación para escuchar a un presidente derrotado y sus aliados amplificar las acusaciones falsas de fraude electoral durante un mitin desde la Casa Blanca.

Las autoridades locales han mejorado la seguridad y han advertido a los residentes de la ciudad y sus alrededores que se mantengan alejados de los agitadores potencialmente violentos.

La escena que toma forma en el parque elíptico cubierto de hierba justo detrás de la Casa Blanca es extraordinaria. Se erigió un gran quiosco de música, se colocaron parlantes enormes en andamios altos y se desplegaron miles de sillas sobre la hierba fangosa antes de los mítines para proclamar la victoria de un presidente que perdió profundamente en noviembre.

El presidente Trump dejará el cargo en dos semanas, dejando a un lado todas las protestas.

Pero planea aparecer el miércoles en uno de los eventos cerca de la Casa Blanca que ha promovido sin descanso durante semanas como una demostración de fuerza mientras lucha por anular los resultados legítimos de las elecciones.

Los eventos y el vitriolo ya habían comenzado un martes lluvioso en Washington, un día antes del recuento formal de los votos del Colegio Electoral por parte del Congreso. Algunos de los aliados de Trump, incluido el teórico de la conspiración y presentador de radio conservador Alex Jones y algunos asociados que recientemente recibieron un indulto del presidente, hablaron con cientos de personas que se agolparon en Freedom Plaza de la ciudad el martes por la noche.

Michael T. Flynn, el exasesor de seguridad nacional a quien Trump indultó el mes pasado, agradeció a todos los "soldados digitales", una clara referencia a la intrincada teoría de la conspiración pro-Trump QAnon, que estaban luchando para mantener al presidente en oficina. Patrick Byrne, el fundador de Overstock.com y un partidario vocal de Trump, habló de una reunión en la Casa Blanca a la que él y Flynn asistieron el mes pasado, sugiriendo que la idea de reclamar la interferencia extranjera como una forma de invalidar las elecciones fue discutida con el presidente.

Aunque los partidarios de Trump en Freedom Plaza y en otras partes de Washington se mantuvieron pacíficos durante todo el día, cuando la manifestación terminó después del anochecer, comenzaron a aparecer grupos de hombres con chalecos antibalas y cascos. Algunos estaban con los Proud Boys, mientras que otros llevaban insignias que los identificaban como miembros del Three Percenters, un grupo de milicias de extrema derecha. Algunos llevaban palos y bates de béisbol.

Cuando se le preguntó por qué estaban en el mitin con cascos y chalecos antibalas, un hombre que parecía estar liderando el Tres Porcentaje dijo: "Sabes por qué usamos cascos". Se negó a dar su nombre, tachando airadamente a los medios de comunicación de "traidores" que "se rindieron con este país".

El martes por la noche, el Departamento de Policía Metropolitana registró el arresto de cinco personas por cargos de agresión y posesión de armas, incluida una persona que fue acusada de agredir a un oficial de policía.

Los organizadores se estaban preparando para una multitud esperada de 5,000 el martes y más de 30,000 durante la semana, según los permisos emitidos por el Servicio de Parques Nacionales. Los funcionarios del gobierno local advirtieron que los eventos podrían volverse tumultuosos. El alcalde Muriel Bowser de Washington solicitó ayuda de la Guardia Nacional del Ejército el lunes, y la policía local advirtió que cualquier persona que tuviera la intención de llegar a Washington con un arma de fuego, como prometieron hacer algunos en las redes sociales, sería arrestada.

Muchos de los cientos de manifestantes que se presentaron el martes para las manifestaciones “Marcha para salvar a Estados Unidos” y “Stop the Steal” optaron por no usar máscaras para evitar la transmisión del coronavirus. Algunos de los oradores durante la manifestación en Freedom Plaza pronunciaron discursos agresivos en los que afirmaron que los grupos estaban "en guerra", dirigidos contra los republicanos en el Congreso que se han negado a protestar por los resultados de las elecciones.

Dan Couture, de 51 años, quien condujo hasta el mitin del martes desde Colorado con dos de sus hermanos, Pat y Dave, dijo que llegaron "para asegurarse de que todos los votos que eran legales sean los que se contaron".

A pocos metros de distancia, Richard Morris, de 63 años, de Eaton Rapids, Michigan, comenzó a aceptar el resultado de la elección que ya había sido confirmado por cada uno de los estados y los principales funcionarios electorales de la nación.

"Si no lo gana mañana, entonces esto se acabó", dijo Morris, un arquitecto, aunque dijo que creía que Trump aún encontraría un camino hacia la victoria.

El presidente también confirmó el martes en Twitter que hablará en el evento a las 11 a.m. del miércoles, mientras continúa señalando con el dedo a los demócratas, los republicanos que se negaron a apoyar sus afirmaciones infundadas y Antifa, un movimiento antifascista relajado con algunos seguidores que han ha sido propenso a cometer actos de violencia.

"Espero que los demócratas, y lo que es más importante, la sección RINO débil e ineficaz del Partido Republicano, estén mirando a las miles de personas que llegan a Washington DC. No aceptarán que se robe una victoria electoral aplastante", dijo Trump. dijo, usando el acrónimo de "Republican in Name Only".

Se espera que el miércoles sea un día arduo y confuso en el Capitolio, ya que los aliados republicanos de Trump se movilizan para desafiar la victoria de Joseph R. Biden Jr., pero esos esfuerzos finalmente fracasarán.

Sin embargo, a pesar de la clara victoria de Biden, muchos de los aliados de Trump debían hablar en las protestas de esta semana y continuar promoviendo las falsas afirmaciones del presidente, incluidos Roger J. Stone Jr. y George Papadopoulos, ex asesores de campaña de Trump que recientemente recibieron perdones.

Algunos funcionarios locales ordenaron a los residentes que evitaran el centro de Washington por completo.

Marc Elrich, el ejecutivo del vecino condado de Montgomery, Maryland, dijo que las manifestaciones podrían volverse violentas con algunos de los partidarios de Trump que buscan interrumpir el conteo de votos.

“Las organizaciones de protesta y los grupos que representan han mostrado una afinidad alarmante por la violencia. Lamentablemente, no han tenido reparos en sugerir la necesidad de la violencia ”, dijo Elrich en un comunicado. “Se habla de interrumpir el conteo de votos en el Congreso, lo que requeriría acciones extremas”.

El líder de los Proud Boys, un grupo de extrema derecha que ha apoyado los esfuerzos de Trump para anular los resultados electorales, recibió la orden de un juez de permanecer fuera de Washington después de que fue arrestado el lunes por cargos de destrucción de propiedad derivada de un incidente. episodio en la ciudad el mes pasado. Tras su arresto, se descubrió que el presidente de los Proud Boys, Enrique Tarrio, tenía dos cargadores de armas de fuego de gran capacidad y fue acusado de posesión.

En diciembre, los violentos enfrentamientos en Washington entre partidarios de Trump y contramanifestantes dejaron a cuatro personas con heridas de arma blanca. Preparándose para peleas similares, la Guardia Nacional dijo el lunes que enviaría alrededor de 340 soldados a los mítines, respondiendo a la solicitud de Bowser de seguridad adicional.

"Estamos pidiendo a los residentes de D.C. y a las personas que viven en la región que eviten confrontaciones con cualquiera que esté buscando una pelea", dijo Bowser el lunes durante una conferencia de prensa.

La Policía del Capitolio también aumentó el número de oficiales presentes en los terrenos del Capitolio y alentó a los legisladores a llegar temprano y usar túneles subterráneos para viajar al Capitolio desde sus oficinas. De esa manera, pueden evitar caminar o conducir al aire libre.

Los manifestantes han llegado al Capitolio desde el lunes, muchos sin máscaras y apiñados mientras portaban banderas de Trump y pancartas de “Stop the Steal”. Se vio al senador Kevin Cramer, republicano de Dakota del Norte, hablando con partidarios de Trump que habían venido de su estado natal, explicando repetidamente por qué había decidido no oponerse a la certificación de los electores. En un momento, el Sr. Cramer les leyó la totalidad de la 12ª Enmienda, que describe el proceso electoral.

Tal viaje de larga distancia no era inusual. Al menos 10 autobuses llenos de partidarios de Trump de Michigan planeaban estar en Washington el miércoles para protestar por los resultados de las elecciones, aunque Biden ganó el estado de manera decisiva por más de 155,000 votos. Rocky Raczkowski, presidente del Partido Republicano del Condado de Oakland en Michigan, dijo que los partidarios simplemente estaban escuchando el llamado de Trump para protestar por las elecciones.

Cajun Guilbeau, de 65 años, condujo hasta el centro de Washington desde Luisiana en un camión cubierto con carteles que decían "¡Detén el robo" y "4 años más!" Dijo que si bien algunas personas pueden volverse agresivas, aquellos que sabía que se estaban reuniendo para las manifestaciones solo querían mostrar su apoyo a Trump.

"Tenemos trabajos, tenemos carreras, tenemos casas, no vamos a hacer ninguna de esas tonterías", dijo Guilbeau, quien alquila su viejo camión de bomberos a los equipos de producción. "Si Donald Trump logra un segundo mandato en la Casa Blanca, yo quería estar aquí para apoyar eso".

Dijo que si veía a Biden mudarse a la Casa Blanca, se sentiría menos obligado a comprometerse con el gobierno en cualquier nivel. "No hay forma de que me esté tomando ninguna vacuna", dijo.

Los informes fueron aportados por John Ismay y Emily Cochrane de Washington, Sheera Frenkel de Oakland, California, y Kathleen Gray de West Bloomfield, Michigan.


Manifestantes pro-Trump se reúnen en medio del miedo a la violencia

Con un gran escenario, monitores de video y una comparecencia presidencial planificada, los manifestantes pro-Trump condenarán la victoria de Joseph R. Biden Jr. con una demostración de fuerza planificada.

WASHINGTON - Se espera que miles de partidarios de Trump se reúnan el miércoles en la capital de la nación para escuchar a un presidente derrotado y sus aliados amplificar las acusaciones falsas de fraude electoral durante un mitin desde la Casa Blanca.

Las autoridades locales han mejorado la seguridad y han advertido a los residentes de la ciudad y sus alrededores que se mantengan alejados de los agitadores potencialmente violentos.

La escena que toma forma en el parque elíptico cubierto de hierba justo detrás de la Casa Blanca es extraordinaria. Se erigió un gran quiosco de música, se colocaron parlantes enormes en andamios altos y se desplegaron miles de sillas sobre la hierba fangosa antes de los mítines para proclamar la victoria de un presidente que perdió profundamente en noviembre.

El presidente Trump dejará el cargo en dos semanas, dejando a un lado todas las protestas.

Pero planea aparecer el miércoles en uno de los eventos cerca de la Casa Blanca que ha promovido sin descanso durante semanas como una demostración de fuerza mientras lucha por anular los resultados legítimos de las elecciones.

Los eventos y el vitriolo ya habían comenzado un martes lluvioso en Washington, un día antes del recuento formal de los votos del Colegio Electoral por parte del Congreso. Algunos de los aliados de Trump, incluido el teórico de la conspiración y presentador de radio conservador Alex Jones y algunos asociados que recientemente recibieron un indulto del presidente, hablaron con cientos de personas que se agolparon en Freedom Plaza de la ciudad el martes por la noche.

Michael T. Flynn, el exasesor de seguridad nacional a quien Trump indultó el mes pasado, agradeció a todos los "soldados digitales", una clara referencia a la intrincada teoría de la conspiración pro-Trump QAnon, que estaban luchando para mantener al presidente en oficina. Patrick Byrne, el fundador de Overstock.com y un partidario vocal de Trump, habló de una reunión en la Casa Blanca a la que él y Flynn asistieron el mes pasado, sugiriendo que la idea de reclamar la interferencia extranjera como una forma de invalidar las elecciones fue discutida con el presidente.

Aunque los partidarios de Trump en Freedom Plaza y en otras partes de Washington se mantuvieron pacíficos durante todo el día, cuando la manifestación terminó después del anochecer, comenzaron a aparecer grupos de hombres con chalecos antibalas y cascos. Algunos estaban con los Proud Boys, mientras que otros llevaban insignias que los identificaban como miembros del Three Percenters, un grupo de milicias de extrema derecha. Algunos llevaban palos y bates de béisbol.

Cuando se le preguntó por qué estaban en el mitin con cascos y chalecos antibalas, un hombre que parecía estar liderando el Tres Porcentaje dijo: "Sabes por qué usamos cascos". Se negó a dar su nombre, tachando airadamente a los medios de comunicación de "traidores" que "se rindieron con este país".

El martes por la noche, el Departamento de Policía Metropolitana registró el arresto de cinco personas por cargos de agresión y posesión de armas, incluida una persona que fue acusada de agredir a un oficial de policía.

Los organizadores se estaban preparando para una multitud esperada de 5,000 el martes y más de 30,000 durante la semana, según los permisos emitidos por el Servicio de Parques Nacionales. Los funcionarios del gobierno local advirtieron que los eventos podrían volverse tumultuosos. El alcalde Muriel Bowser de Washington solicitó ayuda de la Guardia Nacional del Ejército el lunes, y la policía local advirtió que cualquier persona que tuviera la intención de llegar a Washington con un arma de fuego, como prometieron hacer algunos en las redes sociales, sería arrestada.

Muchos de los cientos de manifestantes que se presentaron el martes para las manifestaciones “Marcha para salvar a Estados Unidos” y “Stop the Steal” optaron por no usar máscaras para evitar la transmisión del coronavirus.Algunos de los oradores durante la manifestación en Freedom Plaza pronunciaron discursos agresivos en los que afirmaron que los grupos estaban "en guerra", dirigidos contra los republicanos en el Congreso que se han negado a protestar por los resultados de las elecciones.

Dan Couture, de 51 años, quien condujo hasta el mitin del martes desde Colorado con dos de sus hermanos, Pat y Dave, dijo que llegaron "para asegurarse de que todos los votos que eran legales sean los que se contaron".

A pocos metros de distancia, Richard Morris, de 63 años, de Eaton Rapids, Michigan, comenzó a aceptar el resultado de la elección que ya había sido confirmado por cada uno de los estados y los principales funcionarios electorales de la nación.

"Si no lo gana mañana, entonces esto se acabó", dijo Morris, un arquitecto, aunque dijo que creía que Trump aún encontraría un camino hacia la victoria.

El presidente también confirmó el martes en Twitter que hablará en el evento a las 11 a.m. del miércoles, mientras continúa señalando con el dedo a los demócratas, los republicanos que se negaron a apoyar sus afirmaciones infundadas y Antifa, un movimiento antifascista relajado con algunos seguidores que han ha sido propenso a cometer actos de violencia.

"Espero que los demócratas, y lo que es más importante, la sección RINO débil e ineficaz del Partido Republicano, estén mirando a las miles de personas que llegan a Washington DC. No aceptarán que se robe una victoria electoral aplastante", dijo Trump. dijo, usando el acrónimo de "Republican in Name Only".

Se espera que el miércoles sea un día arduo y confuso en el Capitolio, ya que los aliados republicanos de Trump se movilizan para desafiar la victoria de Joseph R. Biden Jr., pero esos esfuerzos finalmente fracasarán.

Sin embargo, a pesar de la clara victoria de Biden, muchos de los aliados de Trump debían hablar en las protestas de esta semana y continuar promoviendo las falsas afirmaciones del presidente, incluidos Roger J. Stone Jr. y George Papadopoulos, ex asesores de campaña de Trump que recientemente recibieron perdones.

Algunos funcionarios locales ordenaron a los residentes que evitaran el centro de Washington por completo.

Marc Elrich, el ejecutivo del vecino condado de Montgomery, Maryland, dijo que las manifestaciones podrían volverse violentas con algunos de los partidarios de Trump que buscan interrumpir el conteo de votos.

“Las organizaciones de protesta y los grupos que representan han mostrado una afinidad alarmante por la violencia. Lamentablemente, no han tenido reparos en sugerir la necesidad de la violencia ”, dijo Elrich en un comunicado. “Se habla de interrumpir el conteo de votos en el Congreso, lo que requeriría acciones extremas”.

El líder de los Proud Boys, un grupo de extrema derecha que ha apoyado los esfuerzos de Trump para anular los resultados electorales, recibió la orden de un juez de permanecer fuera de Washington después de que fue arrestado el lunes por cargos de destrucción de propiedad derivada de un incidente. episodio en la ciudad el mes pasado. Tras su arresto, se descubrió que el presidente de los Proud Boys, Enrique Tarrio, tenía dos cargadores de armas de fuego de gran capacidad y fue acusado de posesión.

En diciembre, los violentos enfrentamientos en Washington entre partidarios de Trump y contramanifestantes dejaron a cuatro personas con heridas de arma blanca. Preparándose para peleas similares, la Guardia Nacional dijo el lunes que enviaría alrededor de 340 soldados a los mítines, respondiendo a la solicitud de Bowser de seguridad adicional.

"Estamos pidiendo a los residentes de D.C. y a las personas que viven en la región que eviten confrontaciones con cualquiera que esté buscando una pelea", dijo Bowser el lunes durante una conferencia de prensa.

La Policía del Capitolio también aumentó el número de oficiales presentes en los terrenos del Capitolio y alentó a los legisladores a llegar temprano y usar túneles subterráneos para viajar al Capitolio desde sus oficinas. De esa manera, pueden evitar caminar o conducir al aire libre.

Los manifestantes han llegado al Capitolio desde el lunes, muchos sin máscaras y apiñados mientras portaban banderas de Trump y pancartas de “Stop the Steal”. Se vio al senador Kevin Cramer, republicano de Dakota del Norte, hablando con partidarios de Trump que habían venido de su estado natal, explicando repetidamente por qué había decidido no oponerse a la certificación de los electores. En un momento, el Sr. Cramer les leyó la totalidad de la 12ª Enmienda, que describe el proceso electoral.

Tal viaje de larga distancia no era inusual. Al menos 10 autobuses llenos de partidarios de Trump de Michigan planeaban estar en Washington el miércoles para protestar por los resultados de las elecciones, aunque Biden ganó el estado de manera decisiva por más de 155,000 votos. Rocky Raczkowski, presidente del Partido Republicano del Condado de Oakland en Michigan, dijo que los partidarios simplemente estaban escuchando el llamado de Trump para protestar por las elecciones.

Cajun Guilbeau, de 65 años, condujo hasta el centro de Washington desde Luisiana en un camión cubierto con carteles que decían "¡Detén el robo" y "4 años más!" Dijo que si bien algunas personas pueden volverse agresivas, aquellos que sabía que se estaban reuniendo para las manifestaciones solo querían mostrar su apoyo a Trump.

"Tenemos trabajos, tenemos carreras, tenemos casas, no vamos a hacer ninguna de esas tonterías", dijo Guilbeau, quien alquila su viejo camión de bomberos a los equipos de producción. "Si Donald Trump logra un segundo mandato en la Casa Blanca, yo quería estar aquí para apoyar eso".

Dijo que si veía a Biden mudarse a la Casa Blanca, se sentiría menos obligado a comprometerse con el gobierno en cualquier nivel. "No hay forma de que me esté tomando ninguna vacuna", dijo.

Los informes fueron aportados por John Ismay y Emily Cochrane de Washington, Sheera Frenkel de Oakland, California, y Kathleen Gray de West Bloomfield, Michigan.


Manifestantes pro-Trump se reúnen en medio del miedo a la violencia

Con un gran escenario, monitores de video y una comparecencia presidencial planificada, los manifestantes pro-Trump condenarán la victoria de Joseph R. Biden Jr. con una demostración de fuerza planificada.

WASHINGTON - Se espera que miles de partidarios de Trump se reúnan el miércoles en la capital de la nación para escuchar a un presidente derrotado y sus aliados amplificar las acusaciones falsas de fraude electoral durante un mitin desde la Casa Blanca.

Las autoridades locales han mejorado la seguridad y han advertido a los residentes de la ciudad y sus alrededores que se mantengan alejados de los agitadores potencialmente violentos.

La escena que toma forma en el parque elíptico cubierto de hierba justo detrás de la Casa Blanca es extraordinaria. Se erigió un gran quiosco de música, se colocaron parlantes enormes en andamios altos y se desplegaron miles de sillas sobre la hierba fangosa antes de los mítines para proclamar la victoria de un presidente que perdió profundamente en noviembre.

El presidente Trump dejará el cargo en dos semanas, dejando a un lado todas las protestas.

Pero planea aparecer el miércoles en uno de los eventos cerca de la Casa Blanca que ha promovido sin descanso durante semanas como una demostración de fuerza mientras lucha por anular los resultados legítimos de las elecciones.

Los eventos y el vitriolo ya habían comenzado un martes lluvioso en Washington, un día antes del recuento formal de los votos del Colegio Electoral por parte del Congreso. Algunos de los aliados de Trump, incluido el teórico de la conspiración y presentador de radio conservador Alex Jones y algunos asociados que recientemente recibieron un indulto del presidente, hablaron con cientos de personas que se agolparon en Freedom Plaza de la ciudad el martes por la noche.

Michael T. Flynn, el exasesor de seguridad nacional a quien Trump indultó el mes pasado, agradeció a todos los "soldados digitales", una clara referencia a la intrincada teoría de la conspiración pro-Trump QAnon, que estaban luchando para mantener al presidente en oficina. Patrick Byrne, el fundador de Overstock.com y un partidario vocal de Trump, habló de una reunión en la Casa Blanca a la que él y Flynn asistieron el mes pasado, sugiriendo que la idea de reclamar la interferencia extranjera como una forma de invalidar las elecciones fue discutida con el presidente.

Aunque los partidarios de Trump en Freedom Plaza y en otras partes de Washington se mantuvieron pacíficos durante todo el día, cuando la manifestación terminó después del anochecer, comenzaron a aparecer grupos de hombres con chalecos antibalas y cascos. Algunos estaban con los Proud Boys, mientras que otros llevaban insignias que los identificaban como miembros del Three Percenters, un grupo de milicias de extrema derecha. Algunos llevaban palos y bates de béisbol.

Cuando se le preguntó por qué estaban en el mitin con cascos y chalecos antibalas, un hombre que parecía estar liderando el Tres Porcentaje dijo: "Sabes por qué usamos cascos". Se negó a dar su nombre, tachando airadamente a los medios de comunicación de "traidores" que "se rindieron con este país".

El martes por la noche, el Departamento de Policía Metropolitana registró el arresto de cinco personas por cargos de agresión y posesión de armas, incluida una persona que fue acusada de agredir a un oficial de policía.

Los organizadores se estaban preparando para una multitud esperada de 5,000 el martes y más de 30,000 durante la semana, según los permisos emitidos por el Servicio de Parques Nacionales. Los funcionarios del gobierno local advirtieron que los eventos podrían volverse tumultuosos. El alcalde Muriel Bowser de Washington solicitó ayuda de la Guardia Nacional del Ejército el lunes, y la policía local advirtió que cualquier persona que tuviera la intención de llegar a Washington con un arma de fuego, como prometieron hacer algunos en las redes sociales, sería arrestada.

Muchos de los cientos de manifestantes que se presentaron el martes para las manifestaciones “Marcha para salvar a Estados Unidos” y “Stop the Steal” optaron por no usar máscaras para evitar la transmisión del coronavirus. Algunos de los oradores durante la manifestación en Freedom Plaza pronunciaron discursos agresivos en los que afirmaron que los grupos estaban "en guerra", dirigidos contra los republicanos en el Congreso que se han negado a protestar por los resultados de las elecciones.

Dan Couture, de 51 años, quien condujo hasta el mitin del martes desde Colorado con dos de sus hermanos, Pat y Dave, dijo que llegaron "para asegurarse de que todos los votos que eran legales sean los que se contaron".

A pocos metros de distancia, Richard Morris, de 63 años, de Eaton Rapids, Michigan, comenzó a aceptar el resultado de la elección que ya había sido confirmado por cada uno de los estados y los principales funcionarios electorales de la nación.

"Si no lo gana mañana, entonces esto se acabó", dijo Morris, un arquitecto, aunque dijo que creía que Trump aún encontraría un camino hacia la victoria.

El presidente también confirmó el martes en Twitter que hablará en el evento a las 11 a.m. del miércoles, mientras continúa señalando con el dedo a los demócratas, los republicanos que se negaron a apoyar sus afirmaciones infundadas y Antifa, un movimiento antifascista relajado con algunos seguidores que han ha sido propenso a cometer actos de violencia.

"Espero que los demócratas, y lo que es más importante, la sección RINO débil e ineficaz del Partido Republicano, estén mirando a las miles de personas que llegan a Washington DC. No aceptarán que se robe una victoria electoral aplastante", dijo Trump. dijo, usando el acrónimo de "Republican in Name Only".

Se espera que el miércoles sea un día arduo y confuso en el Capitolio, ya que los aliados republicanos de Trump se movilizan para desafiar la victoria de Joseph R. Biden Jr., pero esos esfuerzos finalmente fracasarán.

Sin embargo, a pesar de la clara victoria de Biden, muchos de los aliados de Trump debían hablar en las protestas de esta semana y continuar promoviendo las falsas afirmaciones del presidente, incluidos Roger J. Stone Jr. y George Papadopoulos, ex asesores de campaña de Trump que recientemente recibieron perdones.

Algunos funcionarios locales ordenaron a los residentes que evitaran el centro de Washington por completo.

Marc Elrich, el ejecutivo del vecino condado de Montgomery, Maryland, dijo que las manifestaciones podrían volverse violentas con algunos de los partidarios de Trump que buscan interrumpir el conteo de votos.

“Las organizaciones de protesta y los grupos que representan han mostrado una afinidad alarmante por la violencia. Lamentablemente, no han tenido reparos en sugerir la necesidad de la violencia ”, dijo Elrich en un comunicado. “Se habla de interrumpir el conteo de votos en el Congreso, lo que requeriría acciones extremas”.

El líder de los Proud Boys, un grupo de extrema derecha que ha apoyado los esfuerzos de Trump para anular los resultados electorales, recibió la orden de un juez de permanecer fuera de Washington después de que fue arrestado el lunes por cargos de destrucción de propiedad derivada de un incidente. episodio en la ciudad el mes pasado. Tras su arresto, se descubrió que el presidente de los Proud Boys, Enrique Tarrio, tenía dos cargadores de armas de fuego de gran capacidad y fue acusado de posesión.

En diciembre, los violentos enfrentamientos en Washington entre partidarios de Trump y contramanifestantes dejaron a cuatro personas con heridas de arma blanca. Preparándose para peleas similares, la Guardia Nacional dijo el lunes que enviaría alrededor de 340 soldados a los mítines, respondiendo a la solicitud de Bowser de seguridad adicional.

"Estamos pidiendo a los residentes de D.C. y a las personas que viven en la región que eviten confrontaciones con cualquiera que esté buscando una pelea", dijo Bowser el lunes durante una conferencia de prensa.

La Policía del Capitolio también aumentó el número de oficiales presentes en los terrenos del Capitolio y alentó a los legisladores a llegar temprano y usar túneles subterráneos para viajar al Capitolio desde sus oficinas. De esa manera, pueden evitar caminar o conducir al aire libre.

Los manifestantes han llegado al Capitolio desde el lunes, muchos sin máscaras y apiñados mientras portaban banderas de Trump y pancartas de “Stop the Steal”. Se vio al senador Kevin Cramer, republicano de Dakota del Norte, hablando con partidarios de Trump que habían venido de su estado natal, explicando repetidamente por qué había decidido no oponerse a la certificación de los electores. En un momento, el Sr. Cramer les leyó la totalidad de la 12ª Enmienda, que describe el proceso electoral.

Tal viaje de larga distancia no era inusual. Al menos 10 autobuses llenos de partidarios de Trump de Michigan planeaban estar en Washington el miércoles para protestar por los resultados de las elecciones, aunque Biden ganó el estado de manera decisiva por más de 155,000 votos. Rocky Raczkowski, presidente del Partido Republicano del Condado de Oakland en Michigan, dijo que los partidarios simplemente estaban escuchando el llamado de Trump para protestar por las elecciones.

Cajun Guilbeau, de 65 años, condujo hasta el centro de Washington desde Luisiana en un camión cubierto con carteles que decían "¡Detén el robo" y "4 años más!" Dijo que si bien algunas personas pueden volverse agresivas, aquellos que sabía que se estaban reuniendo para las manifestaciones solo querían mostrar su apoyo a Trump.

"Tenemos trabajos, tenemos carreras, tenemos casas, no vamos a hacer ninguna de esas tonterías", dijo Guilbeau, quien alquila su viejo camión de bomberos a los equipos de producción. "Si Donald Trump logra un segundo mandato en la Casa Blanca, yo quería estar aquí para apoyar eso".

Dijo que si veía a Biden mudarse a la Casa Blanca, se sentiría menos obligado a comprometerse con el gobierno en cualquier nivel. "No hay forma de que me esté tomando ninguna vacuna", dijo.

Los informes fueron aportados por John Ismay y Emily Cochrane de Washington, Sheera Frenkel de Oakland, California, y Kathleen Gray de West Bloomfield, Michigan.


Manifestantes pro-Trump se reúnen en medio del miedo a la violencia

Con un gran escenario, monitores de video y una comparecencia presidencial planificada, los manifestantes pro-Trump condenarán la victoria de Joseph R. Biden Jr. con una demostración de fuerza planificada.

WASHINGTON - Se espera que miles de partidarios de Trump se reúnan el miércoles en la capital de la nación para escuchar a un presidente derrotado y sus aliados amplificar las acusaciones falsas de fraude electoral durante un mitin desde la Casa Blanca.

Las autoridades locales han mejorado la seguridad y han advertido a los residentes de la ciudad y sus alrededores que se mantengan alejados de los agitadores potencialmente violentos.

La escena que toma forma en el parque elíptico cubierto de hierba justo detrás de la Casa Blanca es extraordinaria. Se erigió un gran quiosco de música, se colocaron parlantes enormes en andamios altos y se desplegaron miles de sillas sobre la hierba fangosa antes de los mítines para proclamar la victoria de un presidente que perdió profundamente en noviembre.

El presidente Trump dejará el cargo en dos semanas, dejando a un lado todas las protestas.

Pero planea aparecer el miércoles en uno de los eventos cerca de la Casa Blanca que ha promovido sin descanso durante semanas como una demostración de fuerza mientras lucha por anular los resultados legítimos de las elecciones.

Los eventos y el vitriolo ya habían comenzado un martes lluvioso en Washington, un día antes del recuento formal de los votos del Colegio Electoral por parte del Congreso. Algunos de los aliados de Trump, incluido el teórico de la conspiración y presentador de radio conservador Alex Jones y algunos asociados que recientemente recibieron un indulto del presidente, hablaron con cientos de personas que se agolparon en Freedom Plaza de la ciudad el martes por la noche.

Michael T. Flynn, el exasesor de seguridad nacional a quien Trump indultó el mes pasado, agradeció a todos los "soldados digitales", una clara referencia a la intrincada teoría de la conspiración pro-Trump QAnon, que estaban luchando para mantener al presidente en oficina. Patrick Byrne, el fundador de Overstock.com y un partidario vocal de Trump, habló de una reunión en la Casa Blanca a la que él y Flynn asistieron el mes pasado, sugiriendo que la idea de reclamar la interferencia extranjera como una forma de invalidar las elecciones fue discutida con el presidente.

Aunque los partidarios de Trump en Freedom Plaza y en otras partes de Washington se mantuvieron pacíficos durante todo el día, cuando la manifestación terminó después del anochecer, comenzaron a aparecer grupos de hombres con chalecos antibalas y cascos. Algunos estaban con los Proud Boys, mientras que otros llevaban insignias que los identificaban como miembros del Three Percenters, un grupo de milicias de extrema derecha. Algunos llevaban palos y bates de béisbol.

Cuando se le preguntó por qué estaban en el mitin con cascos y chalecos antibalas, un hombre que parecía estar liderando el Tres Porcentaje dijo: "Sabes por qué usamos cascos". Se negó a dar su nombre, tachando airadamente a los medios de comunicación de "traidores" que "se rindieron con este país".

El martes por la noche, el Departamento de Policía Metropolitana registró el arresto de cinco personas por cargos de agresión y posesión de armas, incluida una persona que fue acusada de agredir a un oficial de policía.

Los organizadores se estaban preparando para una multitud esperada de 5,000 el martes y más de 30,000 durante la semana, según los permisos emitidos por el Servicio de Parques Nacionales. Los funcionarios del gobierno local advirtieron que los eventos podrían volverse tumultuosos. El alcalde Muriel Bowser de Washington solicitó ayuda de la Guardia Nacional del Ejército el lunes, y la policía local advirtió que cualquier persona que tuviera la intención de llegar a Washington con un arma de fuego, como prometieron hacer algunos en las redes sociales, sería arrestada.

Muchos de los cientos de manifestantes que se presentaron el martes para las manifestaciones “Marcha para salvar a Estados Unidos” y “Stop the Steal” optaron por no usar máscaras para evitar la transmisión del coronavirus. Algunos de los oradores durante la manifestación en Freedom Plaza pronunciaron discursos agresivos en los que afirmaron que los grupos estaban "en guerra", dirigidos contra los republicanos en el Congreso que se han negado a protestar por los resultados de las elecciones.

Dan Couture, de 51 años, quien condujo hasta el mitin del martes desde Colorado con dos de sus hermanos, Pat y Dave, dijo que llegaron "para asegurarse de que todos los votos que eran legales sean los que se contaron".

A pocos metros de distancia, Richard Morris, de 63 años, de Eaton Rapids, Michigan, comenzó a aceptar el resultado de la elección que ya había sido confirmado por cada uno de los estados y los principales funcionarios electorales de la nación.

"Si no lo gana mañana, entonces esto se acabó", dijo Morris, un arquitecto, aunque dijo que creía que Trump aún encontraría un camino hacia la victoria.

El presidente también confirmó el martes en Twitter que hablará en el evento a las 11 a.m. del miércoles, mientras continúa señalando con el dedo a los demócratas, los republicanos que se negaron a apoyar sus afirmaciones infundadas y Antifa, un movimiento antifascista relajado con algunos seguidores que han ha sido propenso a cometer actos de violencia.

"Espero que los demócratas, y lo que es más importante, la sección RINO débil e ineficaz del Partido Republicano, estén mirando a las miles de personas que llegan a Washington DC. No aceptarán que se robe una victoria electoral aplastante", dijo Trump. dijo, usando el acrónimo de "Republican in Name Only".

Se espera que el miércoles sea un día arduo y confuso en el Capitolio, ya que los aliados republicanos de Trump se movilizan para desafiar la victoria de Joseph R. Biden Jr., pero esos esfuerzos finalmente fracasarán.

Sin embargo, a pesar de la clara victoria de Biden, muchos de los aliados de Trump debían hablar en las protestas de esta semana y continuar promoviendo las falsas afirmaciones del presidente, incluidos Roger J. Stone Jr. y George Papadopoulos, ex asesores de campaña de Trump que recientemente recibieron perdones.

Algunos funcionarios locales ordenaron a los residentes que evitaran el centro de Washington por completo.

Marc Elrich, el ejecutivo del vecino condado de Montgomery, Maryland, dijo que las manifestaciones podrían volverse violentas con algunos de los partidarios de Trump que buscan interrumpir el conteo de votos.

“Las organizaciones de protesta y los grupos que representan han mostrado una afinidad alarmante por la violencia. Lamentablemente, no han tenido reparos en sugerir la necesidad de la violencia ”, dijo Elrich en un comunicado. “Se habla de interrumpir el conteo de votos en el Congreso, lo que requeriría acciones extremas”.

El líder de los Proud Boys, un grupo de extrema derecha que ha apoyado los esfuerzos de Trump para anular los resultados electorales, recibió la orden de un juez de permanecer fuera de Washington después de que fue arrestado el lunes por cargos de destrucción de propiedad derivada de un incidente. episodio en la ciudad el mes pasado. Tras su arresto, se descubrió que el presidente de los Proud Boys, Enrique Tarrio, tenía dos cargadores de armas de fuego de gran capacidad y fue acusado de posesión.

En diciembre, los violentos enfrentamientos en Washington entre partidarios de Trump y contramanifestantes dejaron a cuatro personas con heridas de arma blanca. Preparándose para peleas similares, la Guardia Nacional dijo el lunes que enviaría alrededor de 340 soldados a los mítines, respondiendo a la solicitud de Bowser de seguridad adicional.

"Estamos pidiendo a los residentes de D.C. y a las personas que viven en la región que eviten confrontaciones con cualquiera que esté buscando una pelea", dijo Bowser el lunes durante una conferencia de prensa.

La Policía del Capitolio también aumentó el número de oficiales presentes en los terrenos del Capitolio y alentó a los legisladores a llegar temprano y usar túneles subterráneos para viajar al Capitolio desde sus oficinas. De esa manera, pueden evitar caminar o conducir al aire libre.

Los manifestantes han llegado al Capitolio desde el lunes, muchos sin máscaras y apiñados mientras portaban banderas de Trump y pancartas de “Stop the Steal”. Se vio al senador Kevin Cramer, republicano de Dakota del Norte, hablando con partidarios de Trump que habían venido de su estado natal, explicando repetidamente por qué había decidido no oponerse a la certificación de los electores. En un momento, el Sr. Cramer les leyó la totalidad de la 12ª Enmienda, que describe el proceso electoral.

Tal viaje de larga distancia no era inusual. Al menos 10 autobuses llenos de partidarios de Trump de Michigan planeaban estar en Washington el miércoles para protestar por los resultados de las elecciones, aunque Biden ganó el estado de manera decisiva por más de 155,000 votos. Rocky Raczkowski, presidente del Partido Republicano del Condado de Oakland en Michigan, dijo que los partidarios simplemente estaban escuchando el llamado de Trump para protestar por las elecciones.

Cajun Guilbeau, de 65 años, condujo hasta el centro de Washington desde Luisiana en un camión cubierto con carteles que decían "¡Detén el robo" y "4 años más!" Dijo que si bien algunas personas pueden volverse agresivas, aquellos que sabía que se estaban reuniendo para las manifestaciones solo querían mostrar su apoyo a Trump.

"Tenemos trabajos, tenemos carreras, tenemos casas, no vamos a hacer ninguna de esas tonterías", dijo Guilbeau, quien alquila su viejo camión de bomberos a los equipos de producción. "Si Donald Trump logra un segundo mandato en la Casa Blanca, yo quería estar aquí para apoyar eso".

Dijo que si veía a Biden mudarse a la Casa Blanca, se sentiría menos obligado a comprometerse con el gobierno en cualquier nivel. "No hay forma de que me esté tomando ninguna vacuna", dijo.

Los informes fueron aportados por John Ismay y Emily Cochrane de Washington, Sheera Frenkel de Oakland, California, y Kathleen Gray de West Bloomfield, Michigan.


Ver el vídeo: Nevada governor updates COVID-19 status in the state (Diciembre 2021).